Probando Twylah, tu 'blog' tuitero online

Acabo de comenzar a trastear con Twylah, un nuevo servicio en beta cerrada que descubrí hace unos días y para el que ya tengo invitación. Desde fuera, me gustó bastante porque tenía toda la pinta de una especie de Flipboard personal, pero ahora que lo voy conociendo me parece que tiene más de Paper.li que de la fenomenal app para iPad, aunque sigue pareciéndome bastante ‘cool’.

Bien, por partes. Twylah es una herramienta que se nutre de tus tweets para crear una web personal en la que tus envíos a Twitter aparecen en formato periódico-revista distribuido en secciones (‘topics’) determinadas por tus etiquetas o palabras más relevantes. En mi caso, el motor ha determinado que ‘Blog’, ‘Mangas Verdes’, ‘Perlas’, ‘Google’, ‘Facebook’, ‘Google+’, ‘social media’ o ’20N’, entre otras, merecen tal distinción.

Pero es mucho más. En realidad, funciona como un blog, con sus enlaces permanentes para cada entrada y la posibilidad de que los lectores interactúen respondiendo o haciendo RT de tus publicaciones, así como hacer uso de los ya clásicos ‘Me gusta’ de FB y +1 de Google. De hecho, puedes conectarlo con tu blog a través de los botones que ofrece el servicio.

Otra característica que se agradece es que permite un cierto nivel de personalización. La distribución de secciones es, de entrada, automática, aunque en el panel de administración de ‘topics’ puede ocultar los que no te interesen y establecer los tres que quieres que aparezcan siempre primero en tu página. A todas luces, se echa en falta la posibilidad de organizar de forma personalizada todos los contenidos. Algo que espero sea posible en breve.

Una de las funcionalidades que más potencian los desarrolladores es el ‘Power Tweet’:

Un tweet enviado desde Twylah que dirige a los lectores a una página dinámica personalizada con su tweet, cualquier contenido incluido en los enlaces, si lleva, y otros tweets relacionados.

Para mayor impacto, incluya un enlace (que automáticamente será acortado) y use palabras clave con las que desee vincular la información”.

Por ejemplo, éste que envíe, que redirige aquí.

En definitiva, que creo que no es una mala idea que ya ofrece algunos atractivos, pero a la que aún le queda mucho por andar y mejorar. Especialmente, como decía, la posibilidad de personalización a todos los niveles: plantilla, colores, organización… Y, por supuesto, aspectos que supongan un valor añadido a lo que ya ofrecen otros servicios web relacionados con Twitter.

Si quieres probar, ve a la página oficial y pide tu invitación (a mí me llegó en 24 horas).