No, no había cámaras por aquel entonces (que sepamos), pero el ser humano ha sido capaz de recrear, miles de millones de años después, el nacimiento de nuestra galaxia.

La simulación, denominada Eris, es fruto de la colaboración de equipos de astrofísicos de las universidades de Zurich y de California:

Para los cálculos, han necesitado el trabajo de dos supercomputadoras de la NASA y del Centro Suizo de Supercomputación durante meses. Los intentos anteriores de recrear la formación de este tipo de galaxias habían fracasado y siempre terminaban con la aparición de una zona demasiado abultada en el centro de la espiral. El estudio, publicado en Astrophysical Journal, recalca la importancia del hallazgo, que obtiene la primera recreación de la formación de espirales que se corresponde con los datos observados”.

Fuente: lainformacion.com | Vía: Fogonazos