Google Panda

Una de las preguntas más frecuentes que me plantean los lectores del blog y los redactores que me piden entrevistas en los medios de comunicación es ¿cuál es la clave del éxito de un blog? Esta demanda se ha visto incrementada en las últimas semanas con la irrupción de Google Panda y su algoritmo de ‘búsqueda de la calidad‘: ¿valen las antiguas recetas para manejarse con eficiencia en este nuevo modelo?

A la primera pregunta suelo responde casi siempre que ‘ni idea’. Me da cierto pudor dar lecciones sobre métodos para alcanzar el éxito en cualquier cosa. Primero, porque el concepto de ‘éxito’ es muy relativo y, segundo, porque sinceramente no soy de los que aplican de forma sistemática ninguno de los cánones que se supone hacen de un blog o una web un centro de referencia para los internautas. Hay cosas que me parecen útiles y otras que no. Tomo lo que me parece oportuno y aplico todo aquello que me brindan mis propias ideas y forma de entender la Red.

Por ejemplo, estoy convencido de que la pasión en lo que haces es un argumento fundamental. También montar un buen diseño, acorde con tu personalidad y tus contenidos, e intentar respetar lo máximo posible los estándares web. Conversar con tus lectores, participar en las redes sociales, facilitar la lectura y la navegación al máximo, algunas técnicas SEO, disponer de un buen sitemap actualizado y enviarlo a todos los motores de búsqueda… En fin, todo un cóctel entre recetas ‘sagradas’ y personales que has de ir perfilando día a día según tus gustos, objetivos, respuestas y la marcha de tu web.

Sin embargo, siempre he dicho también que hay un factor que me parece crucial: el contenido. Tanto antes como ahora. Con Google Panda o sin él. Es más, creo que este nuevo algoritmo de Google lo que viene precisamente es a reconocer la demanda de los creadores de contenidos frente a los ‘manitas del SEO’ y la cantidad de sitios dedicados a reproducir contenidos de otros con un mero interés económico, cuando no directamente fraudulento (splogs, sin ir más lejos).

Por eso, repasando los criterios que Google entiende como prioritarios para ‘triunfar’ en Panda, y fundiendo en una las dos preguntas del millón: ¿cuál es la clave del éxito de un blog o de una web? y ¿cuál es la clave del contenido en la Red?, para mí prácticamente lo mismo (con matices, como ya hemos visto); me he decidido a elaborar este listado según mi consideración particular, pero que espero te resulte de ayuda:

10 claves del contenido web

10 claves del contenido web

  1. Contenido original: crea tus propios contenidos. No te limites a copiar. Citar no es copiar. Si te inspiras en otro texto, blog, web… aporta siempre algo de tu propia cosecha. Enfoque personal. Valor añadido. Indica siempre tus vías (cómo has llegado al artículo original) y tus fuentes (el artículo original).
  2. Contenido de calidad: en forma y fondo. Lo que dices es muy importante. Como lo expresas, tambien. Ortografía, sintaxis, estructura narrativa… Corrige, corrige y corrige antes de publicar. Sigue corrigiendo si es preciso después de publicar.
  3. Contenido de autoridad: habla de lo que sabes. Así aportarás algo realmente valioso a la comunidad y podrás defender tus puntos de vista en la conversación que estás a punto de generar.
  4. Contenido apasionado: habla de lo que te gusta y hazlo como si eso fuese lo más importante del universo. En realidad, lo es en ese momento para ti.
  5. Contenido contrastado: nunca te fíes al 100% de lo que lees o ves dentro o fuera de la red. Cuestiónatelo todo. Investígalo todo. Ponte en la piel de un incrédulo o un lego en la materia y relee tu post. En la propia Red tienes multitud de herramientas para aclarar tus dudas. Pero si es preciso, tira de teléfono o de entrevista personal.
  6. Contenido documentado: al lector le gusta saber de dónde vienen las cosas, qué es qué y quién es quién. No des nada nunca por sabido. Sitúa al lector en el punto exacto de la historia y preséntale convenientemente a todos los protagonistas.
  7. Contenido hipervinculado: enlazar, enlazar y enlazar. ¿Hay alguna otra palabra que defina mejor la web? Enlaza hacia fuera y enlaza también hacia los contenidos de tu blog relacionados con el tema sobre el que está escribiendo. Esto ayuda mucho a los motores de búsqueda. La mayor parte de los periódicos online continúan ignorando este aspecto fundamental. No caigas tú en ese error.
  8. Contenido limpio: la publicidad tiene su sitio. Mezclar contenido y publicidad es un error. Hacer pasar un texto publicitario por un post, una estafa. Tu blog tendrá tanto más valor cuanto mejor contenido y mayor credibilidad tenga. Si quieres rentabilizarlo, procura no olvidarlo.
  9. Contenido regular: actualiza periódicamente. Márcate tu propio ritmo. Un blog que actualiza poco o que lo hace sin una mínima regularidad termina desencantando a los lectores y ‘expulsando’ a los motores de búsqueda.
  10. Contenido singular: evita siempre el contenido duplicado dentro de tu dominio o site específico. Cuidado con todas esas páginas de archivos y búsquedas que generas. Mejor que eliminarlas u ocultarlas a los buscadores, dótalas de su propio contenido diferenciado. Personalízalas.

¿Aportas alguna más?