Cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”

Tercera Ley de Arthur C. Clarke