FIMP, un viaje al conocimiento

De regreso a casa después de dos días intensos viviendo el ESET Internet Meeting Point 2011 (FIMP), el balance sólo suma positivos. Sin contar las tropecientas horas en aeropuertos para cruzar apenas 2.646 km de distancia entre Canarias y Gijón, al grito de ‘¡¡Qué viene el FIMP!!’ disfrutamos de ese viaje al conocimiento y la camaradería que nos prometieron desde el inicio.

Entre mesas redondas, monólogos y talleres, fueron muchas las ideas y las opiniones que se debatieron en Asturias: “Los emprendendores también debemos montar un 15M”, reclamaba Ricardo Galli; “Internet no es una herramienta, es una cultura”, repetía Antoni Gutiérrez-Rubí; “Una Red Social donde seamos usuarios y accionistas. Si generamos contenido que se repartan los beneficios”, argumentaba Manolo Almeida; “Emprender es divertirse, ganar dinero y ofrecer algo útil a la sociedad”, aseguraba Carlos Blanco… y entre muchas otras, una sentencia final: En Internet cabemos todos.

fimp, un viaje al conocimiento
Tuve la suerte de participar con Eduardo Arcos, Juan Varela y Roberto de Celis en la mesa ‘Reconversión Industrial’ (vídeo), moderada por Juan García (Blogoff). De esta mesa, en la que me sentía entre ‘monstruos’ de la innovación y el 2.0, yo saco tres conclusiones:

1. La empresa del siglo XXI, cualquiera que sea su tamaño, debe asumir la revolución tecnológica con todas sus consecuencias e incorporar a las nuevas estructuras desarrolladores que sepan dar una respuesta a la demanda tecnológica que se exige en nuestros días.

2. Modificar el modelo de negocio hacia una oferta que valore realmente las nuevas sensibilidades de los usuarios que no piden el todo gratis, pero sí piden que no se les cobre por aquello que no tiene un valor añadido, y al que tienen pleno acceso gracias a las nuevas tecnologías y a su derecho al libre acceso a la cultura y la información. Si la comunidad gana, la empresa gana.

3. Las industrias de la cultura y la información deben asumir que ya no tienen el monopolio de la producción y distribución de la cultura y la información. Que hay que participar en la comunidad como un usuario más, que para ser importantes no es suficiente ‘la marca’, hay que ganarlo, y ser capaces de ofrecer productos suficientemente ‘usables’, atractivos y útiles para que los usuarios estén dispuestos a pagar por sus servicios.

No puedo dejar de nombrar el magnífico final de fiestas que nos preparó la organización, es decir Carlos Urioste, Patricia Fernández, Ana Fernández…, que realmente se desvive por el éxito de este encuentro… Conciertos en vivo y en directo de Stormy Mondays y de Igor Paskual (guitarrista de Loquillo y los Trogloditas), sidra y mucho más en el Tierra Astur y mojitos en el Maluka. ¿Quién puede pedir más?