No subestimes a tus mayores. Ellos llegaron a la Luna con un ordenador menos potente que tu móvil”

(Proverbio occidental)