Kill Bill 2

Nunca he tenido la oportunidad de ver nada parecido en España. Publicidad callejera que se sale de lo común, que sorprende, que te hace volver la cabeza, pararte con el móvil y sacar una foto para enviarla a todas las cuentas de tus redes sociales. Justo lo que persigue cualquier campaña publicitaria que se precie.

Una ingeniosísima forma de crear publicidad donde la imaginación y la provocación se unen para manejar conceptos diferentes y regalarnos auténticos espectáculos visuales. Ejemplos que confirman la máxima de que la mejor campaña publicitaria no depende del dinero que te gastes en insertarla en los distintos medios, sino en lo espectacular del soporte y el concepto. En el talento. Una forma clara y divertida de cómo responder a la necesidad de reinventar la publicidad.

Vía: No te vistas que no vas