Me he pasado un buen rato admirando las preciosas formas y colores de este vídeo que nos muestra diversas salpicaduras grabadas a 5.000 imágenes por segundo (unas 200 veces más lento que en la realidad). Para que te hagas una idea, las tomas de las gotas precipitadas que aparecen ocupan unos dos minutos en el vídeo, en tiempo real apenas durarían todas juntas 0,6 segundos.

En las imágenes se puede observar claramente el ‘efecto Worthington Jet‘, es decir esa pequeña ‘subgota’ que se separa del resto y sale disparada como una bala hacia arriba para luego caer e impactar contra el resto.

Para el experimento se ha utilizado una solución de agua coloreada mezclada con leche.

Impresionantemente bello. ¿No?

Vía: Neatorama