Si yo ordenara a un general que se transformara en ave marina y el general no me obedeciese, la culpa no sería del general, sino mía”

El Principito‘, de Antoine de Saint-Exupéry