Prensa local

Muy interesante el post ‘Local Newspaper’s crisis: ex-editor on how to reverse decline‘ (La crisis de los periódicos locales: cómo frenar el declive, según los exeditores) de Roy Greenslade en su blog en The Guardian, haciendo referencia a un capítulo del exeditor del Hull Daily Mail John Meehan incluido en el libro ‘What do we mean by local?‘ (¿Qué entendemos por local?).

En el artículo se plantean los problemas que afectan al sector, uno de los que más están sufriendo los efectos de la crisis de la prensa (y, sin duda, de los más desconcertados ante ella), y algunas de las claves para encarar el futuro con ciertas garantías de éxito.

La radiografía que aporta Meehan me parece perfectamente aplicable a la prensa local española y las soluciones propuestas, evidentemente también. La deriva de las principales cabeceras regionales, que se debaten entre el localismo que siempre las ha caracterizado y el universo que les abre su presencia en Internet, con una permanente sensación de desasosiego y aprensión hacia las nuevas tecnologías y, especialmente, hacia ese modelo de negocio que nunca se acaba de concretar, aparecen como elementos presentes a escala global, al menos en aquellos medios de carácter tradicional en el marco de las sociedades occidentales.

Meehan recomienda a los medios locales que se centren “en lo que realmente importa”, que no es ni “dónde se imprime el periódico ni dónde se inserta la publicidad ni dónde se lleva a cabo la producción”. En su opinión, la progresiva reducción de personal y de presupuesto debe contrarrestarse con “lo que realmente importa: los contenidos, las ventas y el marketing”. Y para ello propone diversos factores, de los que destaco los siguientes:

Valorar y mejorar el producto:

Que sea excepcional en calidad y relevancia, garantizando que el precio que aparece en la portada refleje el valor que ofrece”.

Integración digital inteligente:

Las empresas regionales de medios llevan años atormentándose con Internet. ¿Qué es lo que ponemos ahí? ¿Quién lo hace? ¿Cómo ganar dinero con ella? Todas son preguntas válidas, pero la duda constante y los movimientos bruscos de dirección están paralizando la industria…

Simplemente deberíamos aceptar que el periodismo digital es ya omnipresente y debe ser aceptado por completo, en las redacciones y en los departamentos de ventas de publicidad…

Es decepcionante que la industria no haya logrado dar el gran salto hacia la integración editorail multimedia… la verdad es que no hemos sido capaces de transformarnos en sintonía con el mundo que nos rodea.

Así que vamos a integrar la prensa escrita y digital, pero hay que hacerlo de forma inteligente. Replicar todo nuestro contenido impreso en la web -o lo mejor de aquél- es una completa locura…

Pero el otro extremo -centrarse casi exclusivamente en el papel porque ahora mismo es lo que paga el alquiler- es un camino a ninguna parte…

Simplemente tenemos que desarrollar plataformas de papel y digital diferenciadas, complementarias e interconectadas… Debemos identificar qué contenidos son más relevantes y funcionan mejor en cada plataforma…”

Convirtámonos en referencia… a través del social media

Los editores y los periodistas deben utilizar estas plataformas, pero con un buen enfoque. No como si se participara en un chat intrascendente…

Participar con los usuarios para promover la marca y su relevancia; ampliar su círculo de contactos de confianza y sus fuentes, compartir conocimiento e influir en la comunidad…

Hay también una gran oportunidad, directamente comercial. Los editores locales pueden actuar como asesores fiables y contrastados para ayudar a las empresas locales a incorporarse a la Web 2.0 y beneficiarse de ella”.

Colaborar en beneficio mutuo:

Las guerras de poderes del pasado pertenecen al pasado. Para asegurar un futuro sostenible, los editores regionales deben entender que el camino es la colaboración de toda la industria.

Nuestros enemigos no son los demás editores regionales. Individualmente somos débiles, juntos somos más fuertes y estaremos mejor preparados para hacer frente a los desafíos de la talla de Google o Craigslist”.

Apelar a la unidad de la prensa regional para hacer frente a Google me parece un tanto cándido, pero sin duda las perennes batallitas entre cabeceras no ayudarán mucho a la supervivencia del sector. Y menos el inmovilismo y la estrechez de miras con respecto a la revolución tecnológica, la Red y la apuesta por el periodismo de calidad. Futuro hay, pero hay que ganárselo a base de apuestas.