Puerto de Mogán, en el Hufftington Post

Una búsqueda casual en Google me deparó anoche una agradable sorpresa, y por partida doble: la primera, que el Hufftington Post ha incluido el puerto de Mogán, en la isla de Gran Canaria, en un microrreportaje titulado ‘15 Venices around the world‘ (15 Venecias del mundo); y la segunda, descubrir que la foto que ilustra la mención es… ¡mía!

Se trata de una instantánea que tomé hace ya seis años, durante mis vacaciones, y que subí a Flickr con licencia Creative Commons, como todas las que comparto en la Red. Aunque la licencia estipula un uso no comercial de la misma, y la publicación en el periódico lo es, en realidad ésta es una cláusula que incluyo como salvaguarda, para evitar abusos comerciales que, en esta ocasión, estimo que no se dan.

Por lo demás, el medio cumple exquisitamente aportando los créditos y enlazando directamente al original desde la página principal del artículo.

Puerto de Mogán

El reportaje sopesa lo afortunado o menos afortunado del símil con que se identifica a las localidades escogidas con la auténtica ciudad italiana, en una especie de metáfora-reclamo ciertamente recurrente, relacionada hoy día ya con prácticamente cualquier núcleo urbano con proyección turística atravesado por ríos o canales.

En el caso del puerto de Mogán, el redactor señala:

En una de las afirmaciones más discutibles de esta lista, esta ciudad de las Islas Canarias cuenta con lo que el editor más reciente de la Wikipedia llama “una serie de canales que unen la marina con el puerto pesquero.” Esto parece poner el listón bastante bajo, pero aún así a veces es llamada la Pequeña Venecia o la Venecia de Canarias. Lea acerca de la diversidad de las islas Canarias o consulte los vuelos a las islas Canarias“.

Listón más alto o listón más bajo en su similitud con Venecia (bastante figurada, es cierto), la realidad es que es un rincón muy coqueto y soleado, escogido como destino turístico por miles de personas cada año y que, doy fe, resulta ideal para unas buenas vacaciones con sabor marinero (y eso incluye sol, mar y buen pescado) 😉