Edición manual en Google Translate

Las traducciones automáticas, sean de Google, Microsoft, Babylon o cualquiera de los servicios online que tenemos a nuestra disposición, nunca son perfectas, y en buena parte de los casos, en cuanto entramos en expresiones de tipo coloquial, local o técnica, bastante deficientes.

Recurrir a traducciones más personalizadas y, por tanto, más ajustadas, suele requerir la intervención humana y, en consecuencia, de un desembolso económico que no todo el mundo está en disposición de afrontar.

También existen proyectos colaborativos de traducción en los que los usuarios intercambian conocimientos idiomáticos para beneficio común, pero no suelen ser demasiado ágiles y siempre se está supeditado a la predisposición de terceros.

¿Pero qué tal un sistema que combine lo mejor de la traducción automática y la colaboración personal de webmasters y usuarios? Eso es precisamente lo que ha puesto en marcha Google Translate: un plugin que permite a cualquiera mejorar la traducción de una página web.

Para habilitar esta función hay que seguir estos pasos:

Primero:

  1. Añadir el plugin del traductor web y la etiqueta ‘meta’ de personalización en nuestro sitio web.
  2. Traducir la página en uno de los más de 60 idiomas utilizados por Google Translate.

Para modificar la traducción:

  1. Pasar el ratón por encima de una frase traducida para ver el texto original
  2. Hacer click en ‘Contribuir a una traducción mejor’
  3. Hacer click sobre una frase para escoger una traducción alternativa automática o simplemente hacer doble click para editar la traducción directa.

Lo más importante: las traducciones realizadas por los usuarios no serán efectivas hasta que no sean aprobadas por el responsable de la web, una forma de asegurarse bromitas o actos vandálicos.

Me gusta la idea. ¿Y a ti?

Vía: The Next Web