Euros, pesetas...

Si, tal como algunos propugnan, finalmente se acabara abandonando el euro para retornar a la peseta, el sablazo al que fuimos sometidos en la pasada década resultaría tan evidente que lo del 15M podría quedarse en un picnic de ‘boy scouts‘.

Imagen: Sin Planes