La industria musical, en el siglo pasado La industria musical, en 1999 La industria musical, hoy La industria musical, en el futuro

La web de cómics The Oatmetal ha publicado esta tira (pincha en cada imagen para verla a mayor resolución) que, en mi opinión, viene a resumir de forma muy gráfica la evolución de la industria musical y el debate sobre los derechos de autor en las últimas décadas.

Partiendo del modelo tradicional imperante desde los siglos XVIII y XIX, sitúa como primer hito la irrupción de Napster a finales del siglo XX, y la conmmoción que eso supuso, tanto para el ‘stablishment‘, como para músicos y usuarios, para posteriormente ofrecer una instantánea de la situación actual y la pujanza de las tiendas y servicios online, finalizando con lo que debería ser el futuro: la relación directa entre creadores y usuarios al margen de intermediarios.

Al respecto, simplemente me queda añadir que esta relación directa, al igual que las tiendas y servicios online, no puede ir en detrimento del libre intercambio sin ánimo de lucro, sino que debe convivir con él, como expresión de un nuevo modelo de difusión cultural que en absoluto atenta contra los derechos del creador. Y aun diría más: aprovecharse de él, del P2P, el copyleft y todas las herramientas de estas características como medios de enorme potencial para la promoción, por un lado; y el desarrollo de la cultura, por el otro.

A continuación, te traduzco las viñetas:

La industria musical, en 4 viñetas

Estado de la industria musical, por The Otatmetal

1. Cómo fue durante mucho tiempo:

USUARIO: Oh, me encanta esta canción. Déjame escucharla otra vez.

INDUSTRIA:¡Alto’ Tienes que pagar.

2. Cómo era en 1999:

NAPSTER: ¡Entrada libre! ¡Vamos!

INDUSTRIA: ¡Eh! ¿Dónde están los 19,99 eurosque normalmente se pagan por un CD?

MÚSICO: ¡Eh! ¿Dónde están los 23 céntimos que normalmente recibo por un CD?

3. Cómo es ahora:

TIENDAS ONLINE: ¡Son 99 céntimos por canción, por favor!

SPOTIFY: ¡Son 9,99 euros al mes, por favor!

YOUTUBE: Publicidad. Tu vídeo comenzará en 15… 14… 13…

(*) INDUSTRIA: ¡Entradas para el concierto! ¡Cómpralas mientras puedas! ¡Sólo 175 euros cada una!

4. Cómo debería ser en el futuro:

USUARIO: ¡Eh! ¡Me encanta tu música! ¿Puedo descargarme el álbum?

MÚSICO: ¡Claro! ¡Son 5 euros! ¿Ok?

USUARIO: ¡Genial!

INDUSTRIA: Snifff. ¡Lo siento! ¡Vuelve a míiii! ¡Duplicaré tus royalties! ¡46 céntimospor disco!”

(*) En este punto no estoy muy de acuerdo. Precisamente es en los conciertos donde los músicos obtienen los mayores beneficios directos y donde la industria menos puede meter mano. Aunque es probable que los autores del cómic se refieran a los conciertos de los músicos de la ‘elite’, cuyas giras también están intermediadas por la industria.

Por lo demás, creo que es un excelente retrato. ¿No te parece?