Ganamos esta batalla porque todo el mundo se transformó en protagonista de su propia historia. Todos se lo tomaron como un trabajo para defender esta libertad fundamental (…) Y volverá a ocurrir; seguro, tendrá otro nombre, y tal vez una excusa diferente, y probablemente haga daño de otra forma, pero no nos engañemos, los enemigos de la libertad de conexión no han desaparecido (…) Hay un montón de gente, de gente poderosa, que quiere reprimir Internet”

Aaron Swartz, in memoriam