'Sightseeing was a Blast', de Thomas Barbèy

Aunque hoy en día ya casi nadie comprendería la existencia de un fotomontaje sin la utilización de programas de retoque digital como Gimp o Photoshop, lo cierto es que aún quedan artesanos del montaje, verdaderos artistas del ‘mashup’ gráfico que echan mano de técnicas alternativas para lograr efectos que, en ocasiones, superan a las mejores creaciones elaboradas en los populares talleres informáticos.

Thomas Barbèy pertenece a este grupo. Como puedes ver en las imágenes, es capaz de realizar obras de un surrealismo impactante y de una complejidad enorme disparando con cámaras Mamiya RB 67 y Canon AE-1 para luego someter las imágenes a procesado:

El proceso de montaje arranca con el concepto. Y sigue con la exposición y la selección de los negativos. El diseño se logra eligiendo cuidadosamente los procedimientos de impresión: impresión combinada, intercalado de negativos, impresión simultánea, doble exposición planificada de cámara; refotografiado de collages realizados con las fotografías o una combinación de todas las anteriores. A veces retoco o pinto con aerógrafo los collages antes de volver a fotografiarlos desde arriba con un artilugio especial para sujetar la cámara. Por último, creo un negativo máster para hacer una edición limitada de impresiones”.

Puedes ver buena parte de su obra en la galería oficial. Aquí te dejo unas cuantas creaciones para ir abriendo boca:

Vía: Petapixel