Maqueta de casa construida con impresora 3D

Lo leo, releo, me froto los ojos y vuelve a estar ahí, tras lo cual asumo que, efectivamente, el futuro fue ayer y que lo que se abre ahora ante nuestros ojos es algo que va mucho más allá: el estudio alemán Universe Architecture anuncia que trabaja en el proyecto de una casa construida con una impresora 3D.

Según relata la revista especializa en arquitectura y diseño de interior De Zeen, la casa, que tendrá un diseño inspirado en la cinta de Möbius, será impresa en una D-Shape, capaz de producir módulos 3D de hasta 6 x 9 metros utilizando como materia prima la arena y un agente aglutinante.

Sección de proyecto de casa impresa en 3D

La impresora creará volúmenes huecos –que se rellenarán con hormigón reforzado con fibra para darles consistencia– que serán posteriormente ensamblados para la construcción de la vivienda.

El proyecto está liderado por el arquitecto Janjaap Ruijssenaars y el inventor Enrico Dini, creador de la D-Shape, que cuentan con la colaboración del matemático Rinus Roelofs para una aventura que concluirá en 18 meses (verano de 2014), según sus cálculos.

En palabras de Ruijssenaars:

Será el primer edificio impreso en 3D del mundo y espero que se pueda abrir al público una vez esté terminado”.

Prototipo de casa impresa en 3D de Softkill Design

La idea, no obstante, no es nueva. Desde hace tiempo se habla de la capacidad de la D-Shape para la construcción de casas, un sueño que lleva años obsesionando al propio Dini.

En 2009, el arquitecto Andrea Morgante usó esta impresora gigante para crear un pabellón de 3 metros de alto, el objeto impreso en 3D más grande hasta ese momento.

Y en octubre de 2012, el estudio londinés Softkill Design desarrolló un prototipo de casas impresas inspiradas en estructuras óseas.