Soy realmente afortunado porque tengo que vivir haciendo música, y tengo que hacerlo cada día. No tengo una gran educación musical. Mi gran educación musical son dos semanas de clases de piano. Así que no soy un buen instrumentista, pero sí un buen programador. Siempre pensé que el ordenador era mi instrumento”

Hans Zimmer