¿Hacia un estado de excepción digital?