Eiffel: el pararrayos más hermoso del mundo