alto el fuego

El futuro tiene muchos nombres. Para los débiles es lo inalcanzable. Para los temerosos, lo desconocido. Para los valientes es la oportunidad”

Víctor Hugo (1802-1885)

He visto cosas que vosotros no creeríais: atacar naves en llamas más allá de Orión.He visto rayos C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser…”

Blade Runner‘ (1982)

Y yo también, a veces, veo comunicados… Teddy Bautista, presidente de la SGAE, acaba de anunciar que la sociedad que preside está dispuesta a dar un giro en su relación con la ciudadanía, descartando acciones penales contra los usuarios individuales “en el ámbito digital” y poner el foco de atención en “estructuras empresariales organizadas donde el nivel de infracción resulte masivo”, todo esto dentro de un decálogo para el período 2011-2014 con el que la SGAE pretende, por un lado, “adaptarse a los nuevos retos” tecnológicos, y por el otro, mejorar su imagen de cara a la sociedad.

En este sentido, creo que hay que valorar positivamente el gesto, aunque resulte del todo insuficiente, pues cabe entender que Bautista descarta apelar a la ilegadidad del intercambio de archivos en la Red, siempre que no exista ánimo de lucro, y se centra en las presuntas empresas que se lucran con él. Una de las bases que esgrimimos muchos desde hace tiempo para iniciar un diálogo sensato y fructífero en torno al nuevo modelo de derechos de autor.

Ahora bien, aunque supone un buen punto de partida (siempre y cuando mi apreciación sea correcta), esta declaración no basta para reconducir la batalla en la que estamos inmersos. Por un lado, la SGAE no hace más que reconocer lo que ya había determinado la Justicia; por otro, tendría qué definir qué entiende por lucro y por “estructuras empresariales organizadas”, y de qué forma afectaría la acción contra éstas a la libertad de expresión en la Red; también debería comprometerse a canalizar sus acciones por la vía judicial descartando apaños políticos; y, por último, tendría que asumir que la única salida posible a este conflicto es un diálogo abierto entre los agentes implicados, incluyendo desde luego a la ciudadanía, del que surja un consenso sobre el nuevo marco en el que nos tendremos que mover y que recoja, tanto el derecho de los creadores a intentar vivir de su trabajo, como el de los usuarios a acceder y compartir cultura sin ánimo de lucro.

Por eso digo que a veces veo comunicados… Porque esta declaración de la SGAE me recuerda, salvando todas las distancias posibles, que son prácticamente todas, al último comunicado de ETA: un paso adelante, pero insuficiente, desde una postura de debilidad manifiesta ante la Justicia, la política y la opinión pública. Y, en ese mismo sentido, lo que uno realmente espera es, metafóricamente, un ‘abandono definitivo de las armas’, un ‘comunicado de alto el fuego’ cuyo texto, y ya en clave de reflexión-humor, me atrevo a delantar:

Éste es el comunicado íntegro dado a conocer por SGAE, en el que anuncia un alto el fuego general, permanente y verificable:”

Declaración de SGAE.

SGAE, entidad de gestión colectiva dedicada a la defensa y gestión de los derechos de propiedad intelectual, desea mediante esta declaración dar a conocer su decisión.

En los últimos meses desde Nueva York hasta Madrid, personalidades de gran relevancia internacional y una multitud de agentes políticos y sociales españoles han subrayado la necesidad de dar una solución justa y democrática al secular conflicto de los derechos de autor.

SGAE coincide en ello. La solución llegará a través de un proceso democrático que tenga la voluntad del Pueblo Español como máxima referencia y el diálogo y la negociación como instrumentos.

   – El proceso democrático debe superar todo tipo de negación y vulneración de derechos y debe resolver las claves de la propiedad intelectual y el derecho universal de libre acceso a la cultura, que son el núcleo del conflicto.

   – Corresponde a los agentes políticos y sociales españoles alcanzar acuerdos para consensuar la formulación del reconocimiento de un nuevo modelo de derechos y de mercado, asegurando la posibilidad de desarrollo de todos los proyectos alternativos, incluyendo el Copyleft.

   – Como resultado del proceso, la ciudadanía española debe tener la palabra y la decisión sobre su futuro, sin ningún tipo de injerencia ni limitación.

   – Todas las partes deben comprometerse a respetar los acuerdos alcanzados y las decisiones adoptadas por la ciudadanía española, estableciendo las garantías y mecanismos necesarios para su implementación.

Por consiguiente:

SGAE ha decidido declarar un alto el fuego permanente y de carácter general, que puede ser verificado por la comunidad internacional. Este es el compromiso firme de SGAE con un proceso de solución definitivo y con el final de la confrontación política y judicial.

Es tiempo de actuar con responsabilidad histórica. SGAE hace un llamamiento a las autoridades de España y Francia para que abandonen para siempre las medidas represivas y la negación de Internet.

SGAE no cejará en su esfuerzo y lucha por impulsar y llevar a término el proceso democrático, hasta alcanzar una verdadera situación democrática dentro y fuera de la Red.

CREEMOS EN LA CULTURA, AYÚDANOS A SU CREACIÓN!

En España, a X de X de 2XXX.

SGAE

Actualización (17 ene – 19.55 h): David Bravo matiza que lo que dice la SGAE es que no perseguirá a los usuarios vía penal, no que no los persiga vía judicial. Habrá que estar muy atentos a ver cómo queda la cosa.