tetas

Un padre lleva a su hijo al psicólogo porque el director del colegio le ha dicho que presenta síntomas de obseso sexual. El psicólogo lo somete a un test dibujando algunos gráficos en la pizarra. Primero dibuja una línea horizontal, y le pregunta al niño:

– ¿Qué ves aquí?

– Una pareja haciendo el amor en la cama.- Responde la criatura.

Dibuja una línea vertical y repite la pregunta:

– Una pareja haciendo el amor de pie.

Desconcertado, dibuja un línea oblicua:

– ¡Una pareja haciendo el amor en una duna!

El psicólogo se dirige al padre y le dice:

– Su hijo es un caso grave…

– ¡Claro! -le interrumpe el padre- ¡Le dibuja usted cada cosa!”


Valga este viejo chiste para ilustrar una nueva edición de lo que ya podríamos denominar ‘síndrome tetas-Google’, es decir la obsesión de Google Adsense por la censura selectiva en la representación web del busto femenino desnudo, sea del modo que sea, sea por el motivo que sea.

El último episodio de este claro indicio de que algún responsable de la plataforma de publicidad padece un trauma antiglándulas mamarias que debería hacérselo mirar tiene como víctima a Chiqui, a quien se le ha retirado la publicidad de su blog a la espera de que elimine la imagen que puedes ver en este post, evidentemente pornográfica: “un anuncio de la Associação da Luta Contra o Cáncer (o en “Cristiano Ronaldo”, la Asociación de Lucha Contra el Cáncer)”.

Hace dos años que Mangas Verdes rompió con Adsense por idéntico motivo, en un caso que supuso todo un culebrón y en el que quedó al descubierto el excesivo celo de la plataforma a la hora de valorar lo que resulta pornográfico y lo que no, su total incapacidad para discernir el trigo de la paja (uy, lo que he dicho) y estudiar a fondo y de forma pesonalizada aquellos casos en los que evidentemente ha metido la pata.

Google odia las tetas, pero no todas las tetas. Sólo la de algunos seleccionados blogs. Otras deben parecerle estupendas.

google