En un mundo que juzga a la gente por su número, los ‘rostros cero’ están constantemente sometidos al prejuicio y la persecución. Transitan por una senda de soledad hasta que un encuentro casual cambia sus vidas para siempre: encuentran una ‘pareja cero’. Juntos confirman que, a través de la determinación, el coraje y el amor, definitivamente ‘nada’ puede convertirse en ‘algo”.

Un excelente corto de animación, según la técnica de stop motion, en base a los siguientes ingredientes: “15 kilos de silicona, 2 kilómetros de hilo de lana, 46 superentusiasmados cineastas y 2 años de duro trabajo”. Dirigido por Christopher Kezelos, el filme ha recibido ya nada menos que 42 premios. Una cruda, triste y tierna historia de superación que bien puede reflejar la historia de esos a los que llamamos ‘perdedores’, ‘marginados’ o simplemente ‘diferentes’.

No te pierdas tampoco el making of: