Retratos con tapones de corcho de vino

El vino da para mucho, aparte de beber, como ya hemos podido apreciar. Incidiendo en esta idea, el diseñador, artista plástico y profesor de arte Scott Gundersen utiliza los tapones de corcho de las botellas para sus nuevas creaciones. El autor afirma que es una forma de llamar la atención sobre la importancia del reciclaje y la sostenibilidad a través del arte.

Estas creaciones de gran tamaño que parten de una fotografía, pasan a dibujo carbón, para después convertirse en impresionantes obras de arte gracias a la reutilización de corchos de vino de distintos tonos y colores que el mismo artista recoge y almacena en su estudio. En cada retrato, Gundersen utiliza de 5.000 a 10.000 tapones de corcho y más de 50 horas de trabajo.

Ya sabes, guarda los corchos… y a reciclar

Vía: Área Visual