NOTA: Como el 99,99% de nuestros lectores habrá adivinado (vamos a darle un margen a la inocencia), este post no fue más que nuestra aportación humorística al Día de los Santos Inocentes. Desconocemos por completo las intenciones del Papa en la Web 2.0, por lo que no descartamos nada; pero, vamos, que no me lo imagino yo dándose una vuelta por según que ‘antros’ de la Red. Muchas gracias a todos por su sentido del humor y mis más sinceras disculpas a ese presunto 0,01% que lo haya dado por bueno.

Chatroulette papal prueba 2

Benedicto XVI va lanzado. Su pasión por las redes sociales parece multiplicarse con cada nuevo servicio al que se suma en la Web 2.0. Tras su exitoso debut en plataformas como Facebook, Twitter o YouTube, ahora el Sumo Pontífice prepara su irrupción en el mundo de la ‘videoconferencia social’ creando una cuenta en Chatroulette, el canal de webcams según un sistema P2P de carácter aleatorio que te permite conectar de forma visual con cualquiera que también haga uso de la plataforma.

Al menos, eso es lo que aseguran fuentes cercanas al equipo que asesora al Papa en su aventura digital, que no dudan en afirmar que se tratará de “un hito” en la historia de la Web y no menos en el de la evangelización. “Chatroulette te permite entrar en cada casa, estar cerca de quienes te necesitan, estar en ningún lado y en todos a la vez”, explican. El único problema, indican, es que al parecer el nombre de usuario Pontifex ya ha sido registrado en esa plataforma por un metalero de Cuenca, que se niega en redondo a cederlo, por lo que el Papa baraja nicks como Ponti, Tenfex e incluso Dogmadefex, una vez descartado Spontex por problemas de copyright.

De esta forma, adelantan nuestros informantes, el Papa da un paso más en su objetivo de llegar con el mayor número de cuentas abiertas posible en las redes sociales a la XLVII Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que se celebrará el próximo 12 de mayo de 2013:

En un tiempo en el que la tecnología tiende a transformarse en el tejido conectivo de muchas experiencias humanas, como las relaciones y el conocimiento, es necesario preguntarse: ¿la tecnología puede ayudar a los hombres a encontrar a Cristo en la fe? Ya no es suficiente la adecuación superficial de un lenguaje, sino que es preciso poder presentar el Evangelio como respuesta a una perenne exigencia humana de sentido y de fe, que emerge también de la red y se abre camino en ella.

En particular, es necesario tener en cuenta el desarrollo y la gran popularidad de las redes sociales, que han permitido la acentuación de un estilo dialógico e interactivo en la comunicación y en las relaciones”.

“Es como una fiebre que le ha entrado; no puede parar”, desvelan.

Cuestionados acerca de la polémica que siempre ha rodeado a ese canal, las mismas fuentes aseguran que el Papa no sólo se ha hecho con un tutorial, sino que también se ha asesorado convenientemente y se ha convencido de que todos los problemas de voyeurismo y perversión son ya cosa del pasado. De hecho, corre el rumor de que los responsables del servicio preparan una línea de cuentas verificadas, al estilo de Twitter, que entre otras cosas permitirá a sus poseedores enviar descargas eléctricas a través de la Red a aquellos usuarios que se salgan del redil.

“Y, en cualquier caso”, insisten, “el lugar del buen cristiano está entre las ovejas descarriadas, ellas son las que más nos necesitan”.

A continuación, te dejo en auténtica primicia una pequeña galería de imágenes de las pruebas que ha venido realizando Benedicto en el ‘entorno Chatroulette’. Disculpen la calidad, pero obtenerlas ha sido una odisea. Por favor, no las descargues ni las compartas, que me han dicho que es pecado:

Actualización (28 dic-10.06 h): Me soplan una intimidad: el Papa, ilusionado con que Twitter le permita bajarse una copia de su historial: “Son solo 14 tuits, vale, ¡pero son MIS solo 14 tuits!”