Resaca

Buenos días, alegres espíritus de la Navidad. No se me ocurría hoy mejor post que ofrecer algo de sosiego a los cuerpos atormentados tras la primera de las dos grandes fiestas de este final de año. Y, aunque sé que ningún lector de Mangas Verdes sucumbe fácilmente a los encantos de Baco, me veo en la obligación 2.0 de aportar estos pequeños consejos para aliviar, en la medida de lo imposible, eso que llaman resaquilla y que yo tampoco sé lo que es:

  1. Incorpórate suavemente de la cama (o donde quieras hayas caído durante la noche) y dirígete a la nevera. Agua pura, cristalina y fría es la primera opción. Pero un vaso, eh, que dicen los entendidos que eso de inflarse a agua con la esperanza de eliminar el alcohol a través de la orina no funciona: “El alcohol se elimina a una velocidad de siete gramos por hora y es imposible acelerar el ritmo”.
  2. Si notas que, además de dolores y flatos, te flojean los brazos y las piernas, es que tu caudal de vitaminas ha sido devorado por el alcohol. Marchando un zumito de naranja o tomate, o un yogur.
  3. Una reconfortante ducha de agua tibia hará que tu cuerpo reaccione y se diga, bueno, aún queda algo de lo que un día fui. Si tiene alguien cerca que te pueda hacer un masaje (he dicho UN MASAJE), puedes alcanzar la gloria en medio de la tormenta.
  4. Como tendrás que comer, aunque no tea apetezca lo más mínimo, apuesta por las sopitas, carne blanca, legumbre, cereales, frutos secos y alguna ensaladita ligera. No eches mano de los potingues y manjares que sobraron de la cena. Tu estómago te lo agradecerá.
  5. Sí, vale, dicen que alcohol con alcohol se mata, y que una cerveza bien fría bla bla bla. ¡Ni de coña! Ni tampoco refrescos gaseosos tipo cola o limón… ¿Para qué habré escrito lo de la cervecita bien fría? Qué rico.
  6. En el ámbito de la medicina, ya sabes, aspirinas, alka-seltzers, ranitidinas, opremazoles, transfusiones… según la escala de gravedad.
  7. Ahora, lo mejor. Que apagues el ordenata y no salgas de la cama en todo el día. Dormir y dormir y dormir, (he dicho DORMIR) para que el organismo regenere de forma natural lo que tú has degenerado en unas horillas.

Consejos entresacados del Google. Si puedes aportar alguno más, te estaríamos eternamente agradecidos. Aunque a los amigos de Mangas Verdes no nos haga falta, el saber no ocupar lugar.

Y feliz Día de Navidad para todos 😉

No te pierdas la segunda parte: Remedios contra la resaca 2