El fracaso de la prensa

La prensa ha fracasado. Lo mires como lo mires, lo pongas hacia arriba o hacia abajo, les des mil vueltas o no se las des. Ha perdido capacidad de inmediatez, de credibilidad, de rigor, de calidad informativa y literaria, de complicidad con la ciudadanía, de rentabilidad… Y la culpa no ha sido de Internet, ni de la crisis, ni de la cada vez menor cualificación del periodista, ni del mal llamado ‘intrusismo’, ni de la escasez de papel, ni siquiera de su ya evidente sumisión a los dictados de empresas y partidos… O quizá haya sido todo eso a la vez: el resultado de un modelo empresarial que, como en el caso de la industria de la cultura, no ha sabido y no ha querido adaptarse a los profundos cambios que están marcando el trasvase de milenio.

La industria del periodismo de papel es hoy un barco que naufraga sin rumbo, incapaz de recuperar el liderazgo que hasta hace poco ejercía sobre el conjunto de los medios, de mantener sus niveles de influencia y, aún peor, de sostenerse económicamente ni de garantizar la integridad laboral de aquellos que son materia prima y cimiento de su propuesta: los periodistas.

No pueden decir los ejecutivos, editores, gerentes y directores generales que no estaban avisados. Los síntomas eran evidentes; las advertencias, muy claras; y los derroteros, peligrosos:

En el campo tecnológico, la prensa ha ido siempre a rebufo de la vanguardia. A pesar de que, desde el último cuarto del pasado siglo, la revolución tecnológica era más que evidente, las empresas del sector, imbuidas de una mezcla de racanaería, escasa visión de futuro y ese cierto aroma decimonónico con el que se ha querido identificar, no dieron los pasos convenientes ni en el momento preciso ni de la forma adecuada. La necesidad de un incremento notable de los presupuestos destinados a recursos materiales (la tecnología era el futuro, pero era muy cara) convirtió esta readaptación un mal necesario (no una oportunidad) que se iba toreando en formato de ‘cuando no quede más remedio’.

Al tiempo, en el otro extremo se situaban los ‘visionarios’, aquellos que entendían que la tecnología por sí misma, aislada del factor humano que debe acompañarla para ser efectiva, resultaría la panacea: inversión en ordenadores y reducción drástica de plantillas. Todo esto, además, sin un esfuerzo por la formación y actualización del personal; prescindiendo en la mayor parte de los casos de aquellos elementos capaces de liderar y sostener el cambio y apostando por otros a los que, simplemente, resultaría muy caro despedir o reciclar.

En este estado de cosas, se produce el primer gran pecado del periodismo contemporáneo: la infravaloración del periodista. Para la empresa, especialmente aquellas de reciente creación o con responsables de la generación ‘yuppie’ que sustituían a editores y gerentes involucrados de forma entusiasta con el periodismo (piedras básicas para el exitoso desarrollo del sector durante el siglo XX), los periodistas pasaron de ser ese profesional especializado, formado y no necesariamente en la universidad, al que había que mimar porque era la base de toda la estructura, a ser considerados un mero eslabón más de una cadena de producción. Un eslabón cuya cualificación tenía una importancia relativa porque, imaginaban en su quimera empresarial, daba igual lo que se publicase: había surgido una nueva ‘clase’ capaz de convertir en oro lo que tocara, preparada para encantar al lector y a los clientes con cantos de sirena, de vender un mal producto, de rentabilizar lo mediocre, llamada a solucionar la crisis galopante que comenzaba a atenazar al sector. Se había redescubierto el ‘departamento comercial’ (*).

El modelo estaba claro:

  1. Tecnología, la indispensable
  2. Periodistas, los indispensables
  3. Sueldos periodísticos, lo más ajustados posibles
  4. Formación y actualización, cero
  5. Calidad, depende
  6. Acción comercial, máxima
  7. Sueldos de los responsables comerciales, por las nubes
  8. Relevancia de los directores periodísticos y comerciales, a la par, cuando no superior en el segundo caso
  9. Intromisión comercial en contenidos periodísticos, lo que haga falta
  10. Los periódicos no se venden por el contenido, sino por las promociones
  11. El objetivo no es el lector, son las audiencias (nótese la paradoja)
  12. El periódico es una plataforma donde se incluyen noticias en el lugar que deja libre la publicidad
  13. De esos espacios que quedan libres, una parte importante se debe dedicar a dar cobertura a anunciantes, accionistas y alianzas económicas o políticas estratégicas para el medio
  14. De eso se encargará el núcleo duro (periodistas más o menos contrastados, pero siempre afectos)
  15. El resto lo puede hacer cualquiera

Y no se puede decir que no funcionara. El nuevo ‘boom’ de la prensa trajo consigo una era de vacas gordas que reportó pingües dividendos a las empresas en una fórmula que parecía definitiva. Las nuevas estrategias habían triunfado. El viejo periodismo de calidad había sido superado por el periodismo de consumo. La piedra filosofal.

Sin embargo, muy pocos entre los responsables (no así entre analistas y periodistas sensibilizados) fueron capaces de ver el peligroso cortoplacismo de esa propuesta y cómo la auténtica crisis del sector se iba larvando en el mismo corazón de la euforia:

  • El lector comienza a sentirse estafado
  • Se descuidan las estrategias de adaptación a la vanguardia tecnológica
  • Se descuidan las estrategias de formación y actualización del personal
  • Los sueldos siguen a la baja
  • Los ajustes de plantilla siguen al alza
  • Uso y abuso de los contratos temporales
  • Las ganancias obtenidas no se invierten en las redacciones; en su lugar se apuesta por invertir en grandes sedes, sueldos desorbitantes en las altas esferas y otros dispendios de dudosa efectividad
  • Irrumpe Internet

Irrumpe Internet. Oh. Y los coge a todos con el paso cambiado. De repente, la necesidad de estar al día (y saber usar) las nuevas tecnologías se presenta en toda su crudeza, legiones de lectores comienzan a dejar de consumir promociones acompañadas de periódicos y se pasan a la Red, el concepto de información se tranforma y democratiza, medios nativos digitales logran importantes cuotas de audiencia…

El resto es suficientemente conocido. Ese período de indefinición que ha marcado los últimos 15 o 10 años: el debate entre si hay que estar o no en Internet, primero; sobre cómo hay que estar, segundo; sobre la evidencia de que hay que estar y con todas sus consencuencias, tercero; de si estar significa integrarse con el papel, deslindarse del papel o abandonar el papel, cuarto; y la incipiente sospecha de que es posible que en un futuro a medio plazo, definitivamente, ya no sea posible siquiera sostener el negocio del papel.

La tarta publicitaria se divide aún más, los ingresos por publicidad y por venta se reducen, las promociones naufragan… El castillo de naipes se viene abajo, pero los responsables siguen empecinados en sostener el modelo y en recortar precisamente allí de donde único puede llegar la salvación: el capital humano y, en especial, la cualificación, imposible de sostener con una política de despidos sistemáticos, contratos basura y sueldos miserables.

Sólo faltaba la puntilla. Y esa puntilla lleva el nombre de ‘crisis’. Crisis que, como hemos visto, no es en absoluto responsable de la debacle sino la gota que ha colmado el vaso de un modelo empresarial torpe, desatinado y temerario. Y, si me apuran, al menos en este sector, lógica consecuencia de todos esos errores que hemos venido analizando.

Así que la prensa se encuentra atrapada, ahora, en esta coyuntura de crisis financiera internacional, en el fuego de sus propias contradicciones: la imposibilidad de retornar a un periodismo de calidad que pueda competir con Internet y su escasa disposición a liderar la industria de la comunicación en la Red. Un ámbito que ni conocen ni entienden ni controlan, pero que es su única vía de salida. Un ámbito distribuido y democrático en el que los viejos métodos no funcionan, en el que impera la multidireccionalidad del heho comunicativo, la transparencia y la honestidad, la cualificación técnica y periodística (la del nuevo periodista adaptado al medio), en el que nadie paga por promociones ni por contenidos, sino sólo por aquello que aporte un valor añadido, donde las audiencias no son estimadas, sino reales… en fin, en un territorio para el que no están preparados y donde el capital humano vuelve a ser fundamental. Tan fundamental que la mayoría de los medios de mayor éxito y proyección que habitan la Red están integrados y liderados, mire usted por dónde, ¡por los mismos periodistas que fueron y siguen siendo despedidos! Los que sí podían haber coadyuvado a la regeneración del sector. Despedidos, por cierto, por quienes han fracasado estrepitosamente como gestores de la industria de la comunicación.

Aún se está a tiempo de salvar si no al papel, sí al menos la empresa; pero no será, desde luego, despidiendo periodistas (no lo ha sido hasta ahora) y huyendo hacia adelante sin autocrítica ni replanteamiento como se podrá superar la catástrofe. Es preciso un análisis profundo de la realidad y del concepto de periodismo en esta nueva era, y adoptar las decisiones oportunas. Pero, sobre todo, se hace urgente una profunda transformación de la estrategia empresarial. Los recortes y los despidos son, desde luego, la vía más fácil para eludir problemas. Pero para ese viaje no se hace uno empresario ni se precisa ejecutivos formados en las mejores universidades del mundo. A ellos se les exige ideas y medidas acorde con los tiempos, efectivas, sensatas y arriesgadas a la vez. Medidas que sean capaces de abrir el espectro de oportunidades y de certificar la supervivencia de las empresas garantizando no sólo los puestos de trabajo, sino fomentado el reciclaje. En el periodismo del siglo XXI, el capital humano sigue siendo tan fundamental como en el del XIX y el XX: Y ese capital se compone de periodistas y lectores. E incluso de lectores-periodistas o periodistas-lectores, otro nuevo fenómeno y otro nuevo reto de esta era digital. Traicionar este concepto básico es un suicidio para cualquier empresa periodística. Lento, sutil y calmo, si quieren, pero suicidio al fin y al cabo.

Este texto ha surgido en solidaridad con los despedidos por el ERE de ‘ABC‘ y del resto de medios españoles e internacionales que atraviesan por la misma situación, entre los que me encuentro.

(*) Cuando hablo de ‘departamento comercial’ no hago referencia, ni mucho menos, a los trabajadores y directivos de esas secciones, que han sufrido exactamente igual que periodistas y resto de personal los efectos de este proceso. Hago referencia al ‘departamento comercial’ como concepto sobredimensionado y desajustado dentro de ese temerario modelo de desarrollo empresarial.

Imagen del post tomada de LaOtra TPA

Autor: mmeida

Soy periodista y escritor, creativo y social media. Mangas Verdes fue mi primer blog. Con él viví en primera persona la 'revolución de los blogs', obtuve seis premios internacionales y, lo más importante, me lo pasé en grande. Ahora transito por mmeida.com. (+ info).

66 comentarios en “El fracaso de la prensa”

  1. Pingback: meneame.net
  2. Soy Licenciado en Periodismo y menos mal que me salí a tiempo y dejé de trabajar en prensa tradicional. Ahora estoy en temas de marketing online y Social Media y no me arrepiento para nada.

    Creo que lo has resumido perfectamente. Se veía venir.

    Un saludo!

    Me gusta

  3. Hace poco escribí La Muerte de la prensa que más o menos aborda el mismo tema. En este texto es la prensa escrita y no otro tipo de medio al que se hace referencia. Lo que creo es que ahora es la época de las vacas flacas de los periódicos cuando internet (la blogosfera y los medios nativos digitales) parece que se “venga” de la actitud de un medio que era rentable. En todo caso, es época de vacas gordas para el periodismo, ¿no?

    Me gusta

  4. @Francisco Mesa: estarás conmigo en que, en cualquier caso, fue una rentabilidad mal administrada y cortoplacista, como digo en el post. Y, sobre las vacas gordas, depende a lo que te refieras con ‘periodismo’. Ahora mucho más oportunidades y plataformas, pero no le diría yo a los afectados por los ERE que es época de vacas gordas.

    Un saludo.

    Me gusta

  5. Gran artículo. Aunque le pondría una pega, y es que haya sido publicado ahora que ha pasado lo de ABC. Es como lo de la crisis, sabemos que estamos en una burbuja inmobiliaria, pero nos quejamos cuando pasa lo malo, cuando van bien las cosas no…

    Yo no soy periodista ni nada por el estilo, pero sé que la prensa escrita todavía no va a fracasar(mis padres aún no manejan un ordenador y mis abuelos menos). Ni tampoco el fracaso de la prensa es de ahora, siempre ha estado condicionada por el ‘jefe’.

    Y… si no es una empresa la que haga un periódico/los informativos/… ¿quién lo va a hacer? Es normal que se quiera sacar el máximo provecho de lo que estás haciendo, seguro que algunos de los que ahora están arriba en los periódicos tuvieron que hacer un sacrificio para comenzar(o no, quién sabe). Ponéos en el puesto del Director del ABC(o quien haya tenido que tomar la decisión de despedir a la mitad de la plantilla):
    “Tengo que elegir entre echar a la mitad o cerrar el garito y todos a la calle”.

    Por cierto, las ‘altas esferas’ si no están satisfechas, malo para una empresa, que son los que manejan el cotarro por encima de los propios propietarios de la empresa.. Por eso tienen sueldos tan altos, aunque son una nimiedad comparado con las ganancias totales de un medio a nivel nacional, no se fijen en vanalidades.

    Me gusta

  6. Gran artículo. Me habría gustado haberlo leído antes de entrevistar a Koro Castellano (he publicado la entrevista esta mañana, y la hice ayer).

    El fracaso de la prensa “convencional”, ¿no? Este artículo bien podría estar en una Tercera de ABC (lo digo sin coña) o una página de opinión en El Mundo o El país, aunque nos lo encontramos aquí, en un blog independiente.

    Me gusta

  7. @mmeida creo que el periodismo vive momentos de explosión por las nuevas oportunidades que se presentan, darle sentido a la palabra “sinergias”. Llevo menos de 10 años en un medio de comunicación, y además no soy periodista. Es en este tiempo cuando creo que la palabra explosión de posibilidades es la que mejor define a la situación actual para los que conocemos le medio digital. En eso estarás de acuerdo, estoy convencido por tu trayectoria.

    Respecto a los compañeros de ABC, pues cierto es. Pagamos los más débiles que somos los que trabajamos por cuenta ajena, es mi condición actual. Lo que pasa es que con lo que leo y RSSeo no serán los únicos.

    Me gusta

  8. @Feancisco Mesa: en eso estamos completamente de acuerdo. Es precisamente la incapacidad de ver y explotar esas posibilidades la que está lastrando a la prensa y derivando las soluciones a ERE y demás vainas.

    Un saludo.

    Me gusta

  9. Como decía uno, se veía venir hace tiempo. También con la Depresión económica española, pero ni unos ni otros han hecho caso a los pocos que hemos estado predicando en el desierto.

    Lo peor: los nuevos digitales generalistas siguen sin apostar por la buena información y los análisis de calidad, remedando a los tradicionales, con lo que son prescindibles mayormente.

    Estoy convencido de que se puede tener un modelo de éxito en internet pero para ello hay que contar con gente competente y con financiación. Eso sí, los contenidos en inglés y en español, apostando por un mercado global.

    Apostando desde un principio por la reducción de costes, con una edición descentralizada y con buenos profesionales (sean o no periodistas) con algunos años, evitandoen lo posible a las desastrosas nuevas promociones logseras, muy mal preparadas como en el resto de estudios universitarios españoles en general en la actualidad.

    Pero, como digo siempre, no es mi negociado, y hay otros sectores mucho más interesantes a la hora de invertir dinero, tiempo y esfuerzo, salvo que se sea periodista de raza y uno quiera vivir dignamente de ello.

    Me gusta

  10. Nos les debe de pillar de susto, ya que ellos mismo lo han matado, todos los periódicos se vuelcan a un lado, sin pensar en decir la verdad o lo real, ya hace tiempo que no compro un periódico.

    Me gusta

  11. Me ha parecido un análisis realista y brillante. Enhorabuena. Soy periodista en activo desde hace más de 25 años. Volvería a serlo. He trabajado por algunos de los medios escritos más importantes y siempre diré que nuestro trabajo es uno de los más apasionantes, a pesar de todo. Sin embargo, como dice el autor, el periodista está cada vez menos valorado. Y, como no quiero repetir lo que ya se ha dicho, sólo confio en que mientras haya alguien con pasión por contar historias, por trasladar lo que ve o le cuentan con la mayor honestidad, mientras haya curiosidad seguirá habiendo periodistas. Aunque no tengo claro dónde escribirán. Saludos.

    Me gusta

  12. Enhorabuena por este espléndido artículo. Simplemente impecable. Lo suscribo en su totalidad, punto por punto.

    Trabajé en la edición digital de un diario regional y tienes toda la razón. Algunos directivos no tienen ni idea de ordenadores y ya no digamos de la red. Pero lo peor es que además siguen sin queres entender ese mundo, puede que porque crean que ya no son capaces de hacerlo a estas alturas.

    De lo que sí saben, y mucho, es de venderse por un precio muy bajo a corporaciones capitalistas y políticos del tres al cuarto. Y ya no digamos en maltratar y ningunear la opinión y el trabajo de sus redactores más válidos hasta ridiculizarlos o incluso sumergirlos en la depresión si es necesario, en eso, por desgracia, son grandes expertos.

    Es una pena que tantísima gente con talento y ganas de explorar las nuevas posibilidades del periodismo tengan que acabar trabajando en cualquier otra cosa…

    Ojalá algunos blogueros como tú, conocedores del medio digital y que apuestan por la valía del capital humano, tuviérais la oportunidad de reconducir la situación al frente de estas empresas. Al menos ese sueldazo estaría justificado…

    Un saludo.

    Me gusta

  13. se nota que consideras “prensa” a lo que te venden en un quiosco, lástima que no conozcas “Diagonal”, “El Militante” i muchos otros periódicos regionales i de provincias que mantienen e incluso suben los lectores i la calidad de sus textos

    Me gusta

  14. @Basilio: la prensa, por definición, es el periodismo de papel, y sobre ello versa el análisis. Y mi postura no es de alegría, precisamente, por lo que ocurre, sino de profunda tristeza e indignación. Así que me satisface enormemente el éxito y la prosperidad de cualquier experiencia periodística como las que citas (que no forman parte de la prensa, sino del periodismo), especialmente si éstas se desarrollan en la Red.

    Un saludo.

    Me gusta

  15. Gran texto. Soy una víctima de esa crisis de la cual ahora nos hablan esos mandos directivos periodísticos que buscan hacer ajustes por el lado más débil (la gente) y no por el lado de sus gastos de representación o vehículos que les asignan. Siento mucha similitud en la situación y condiciones que indican desde España. He pasado a la fila de los profesionales independientes después de 18 años de actividades en uno de los diarios más importantes del Perú. Por suerte llevaba conmigo la vena digital y hoy me es posible entrar al terreno de la consultoría web y las redes sociales. No hay ofertas de medios y todo parece indicar que los hombres de prensa debemos ver ahora la comunicación de forma integral y no solo dedicarnos a ser buenos redactores o editores.
    saludos desde Lima.

    Me gusta

  16. Muy buen análisis desde luego. Creo de todas maneras que muchos de los males que citas, son territorio común en otras áreas (qué le está pasando a la TV?). Si hacemos la distinción entre escrita como prensa y Periodismo en su sentido amplio, es así. La lástima es lo poco que aprovechan los nuevos medios y lo poco que se contrastan las fuentes cuando de vender se trata. Los medios y formatos digitales deberían ser su elemento natural (como fuentes de referencia para el gran público) y no lo están siendo. Lo nuevo asusta. Me está recordando a la resistencia de las editoriales a publicar en pdf. para los nuevos soportes ibook y demás. Renovarse o morir. Parece que algunos no lo creen.

    Me gusta

  17. GurusBlog Prisa y la remuneración de los consejeros

    el Consejo de Administación del grupo de medios de comunicación se incrementará en 2008 un 38% hasta los 14,1 millones de euros y la del equipo gestor un 70% hasta alcanzar la cifra de 11,1 millones de euros…

    Y así, los máximos responsables por su pésima gestión emulan a los de otras grandes empresas, anteponiendo su interés y beneficio al de la empresa y al del conjunto de trabajadores. Cuando se contrata a mercenarios sin escrúpulos, principios y/o valores para los que “todo vale” al final los demás, empezando por los dueños, son los perjudicados.

    ¿Cuántos años llevo denunciando en la red la carencia de principios y valores “sólidos” en la sociedad española? Prédica desde la soledad o casi.

    Me gusta

  18. @maty: efectivamente, ése es el tipo de ‘estrategia’ empresarial que podríamos calificar de lamentable. Por contra, te dejo este enlace en el que Arsenio Escolar comenta, entre otras cosas, una bajada del 10% en el sueldo de los directivos de 20minutos.es

    Un saludo.

    Me gusta

  19. Buenas ante todo 😉

    No nos tienes acostumbrados a estos artículos, pero en éste resumes perfectamente lo que ha sido el movimiento periodístico, y no sólo en papel, ojo, ahí tenéis a las televisiones sin saber que hacer con todo el “rollo digital”, cuando se llevan usando ordenadores 20 años para su trabajo, pero bueno, siempre ha sido así y no creo que cambie.

    Un abrazo y sigue así.

    Me gusta

  20. Yo añadiría al final del título del post “convencional”.

    Ainsss, el periodista ha pasado de ser una figura respetable, con ciertos aires aventureros y “hecho a sí mismo” (sea lo que sea que signifique) a ser, desgraciadametne, sinónimo de precariedad laboral, correvaydile y becario vitalicio.

    Me gusta

  21. El problema es que muchos de esos responsables han aprendido las malas prácticas y la carencia de escrúpulos en las numerosas Escuelas de Negocios que se han ido creando, donde impera el neoliberalismo sin ningún tipo de ataduras.

    No, dichas escuelas se parecen bien poco a cómo eran antaño, allá en los ochenta y noventa.

    De una persona que carece de escrúpulos y practica “el todo vale” desconfiaré siempre, porque sólo mira por ella desde el más profundo de los egoísmos. En cambio, a otra que sí los tenga, aunque no comparta su ideología/creencia, tendré más respeto y facilidad para entablar una amistad sincera.

    Me gusta

  22. A mi me parece un problema más global. Yo trabajo en el sector de la informática y la consultoría, y casi todos los puntos que expones en el artículo se pueden aplicar a ese sector. Muchos empresarios de este país estan anclados al pasado y no tienen vision de futuro.

    Me gusta

  23. Excelente post. La mención al “primer gran pecado del periodismo contemporáneo: la infravaloración del periodista” me ha llegado al alma, pues somos muchos en ABC los que creemos que todos los males parten de una falta de respeto atroz a nuestra profesión. Nos hemos dejado invadir por burócratas, consultores y gurús con corbata de Hermès que creen que el valor de la información tiende a cero (y en consecuencia nuestro trabajo) y que lo importante es el DVD, la vajilla o el tupperware que regalamos los fines de semana. Estos tipos menosprecian también al destinatario final, el lector, suponiendo que le da igual qué bazofia le entreguen. Con cuatro firmas, tres teletipos, una redacción de mileuristas y la peli del domingo pretenden que el negocio siga adelante. Por unos años pensé que se trataba de contar historias… Ya veo que no.

    Me gusta

  24. Pues acabo de descubrir el blog…
    En lo de la prensa, la verdad, tienes toda la razón.
    Es el momento de Internet, sobre todo teniendo en cuenta que los grandes grupos de comunicación en España y en el mundo están cayendo como chinches porque no han sabido adaptarse a las nuevas tecnologías.

    Por cierto…aprovechando esto del feedback…alguien puede decirme como se hace en wordpress para poner imágenes que son links?…vamos…como por ejemplo lo de “fundación copyleft” que tienes aquí…es que me gustaría ponerlo en mi blog también!

    Un saludo y espero que nos leamos próximamente.

    Me gusta

  25. @slash: para poner imágenes, tan solo has de ir al archivo ‘sidebar.php’ e insertar el código de la imagen que quieras. O también puedes hacer uso de los widgets (en Presentación en el Panel de Control).

    Un saludo.

    Me gusta

  26. Pero me da la sensación de que eso es para “usuarios avanzados”.
    Yo lo hago todo desde la aplicación web, desde el dashboard, vamos.
    Para eso hay que instalar una aplicación en el ordenador o algo?
    Es que no me aclaro, ya he preguntado en otros sitios pero no me entero…jejejeje…torpecillo que debe ser uno.

    Saludos y gracias por las respuestas.

    Me gusta

  27. @Francisco Mesa: probablemente el mayor error del periodista haya sido no plantarse cuando comenzó a evidenciarse la estrategia. Pero ése ha sido el sino del trabajador en la historia reciente y prácticamente en todas las profesiones. Escoger entre la dignidad y el sueldo no es tarea de fácil resolución, mayormente porque en el supermercado no admiten tarjetas de dignidad. Pero, en cualquier caso, no creo que sea buen criterio convertir a la víctima en responsable, es una salida demasiado fácil (otra más: primero te despido y luego te hago responsable) para los auténticos artífices del fracaso.

    Un saludo.

    Me gusta

  28. Como lector de periódicos, no puedo estar más de acuerdo en que la prensa ha perdido credibilidad y capacidad informativa. Cada vez es más clara su dependencia del grupo empresarial / político de turno y sólo algunos periódicos o bien mantienen su antiguo rigor en algunas secciones o bien mantienen una parte de su complicidad con el lector en ediciones locales.

    Me gusta

  29. Estupendo análisis. Me quedo con el punto 12
    El periódico es una plataforma donde se incluyen noticias en el lugar que deja libre la publicidad
    Desde mi punto de vista es el gran lastre de infinidad de proyectos informativos, independientemente de la plataforma. En el momento en el que las mariscadas y el champán francés lo paga el anunciante de turno (que por supuesto exigirá además un tratamiento informativo preferencial) el proyecto empresarial tiene los dias (o años) contados.
    Si las empresas no saben generar valor por si mismas, el modelo no vale.
    Se pueden buscar modelos publicitarios alternativos que enrriquezen a unos pocos y que permiten mantener la agonía (llámese adWords), pero al final, lo que cuenta es lo que aportas al cliente final.

    Felicidades por tu blog!

    Me gusta

  30. Gracias por estas palabras. Yo sí soy de prensa escrita, y encima me he comido el marrón de la Costa del Sol durante cinco años… Todo lo que has dicho, se cumple al cien por cien. Se agradece, de corazón… Ahora, a seguir quemándome en el paro, estando preparado, siendo profesional, etc. Un abrazo para ti y para los compañeros que piensan como tú. Ciao.

    Me gusta

  31. Ah, yo escogí la dignidad, y fíjate, pero no me arrepiento, mantengo mi ética y valores. Esto, en respuesta a algunas opiniones. Muchos sí fuimos contra eso.

    Me gusta

  32. En respuesta a F. Mesa

    Con respecto a que la culpa puede que la tengan los directivos periodistas, como por ejemplo los redactores jefe, me gustaría comentar que, en efecto, muchas veces ocurre. Lo curioso es que tengas que aguantar a un electricista como redactor jefe en una empresa sustentada por el dinero negro del ladrillo, por ejemplo. Y como este caso, a patadas por todos los lados. No te parece? 😉

    Me gusta

  33. Estoy de acuerdo gran articulo.
    Tambien coincido en que se veia venir. Hace bastantes años. La precariedad en el periodismo, en todos los medios, y la banalización, especialmente en televisión y en radio, lo ha ido contaminando todo. Soy de las que hacetiempo vio como esos falsos periodistas de los reality show y de los programas basura se nos iban allevar a todos por delante. Por tanto no estamos ante un fracaso de la prensa sino ante un fracaso del periodismo y, en parte, nosotros los periodistas, no hemos hecho gran cosa por evitarlo

    Me gusta

  34. En efecto, gran artículo, resume muy bien lo que ha estado pasando. Pero me quedo con el comentario de Montse y algún otro: los periodistas deberíamos hacer autocrítica porque no supimos o no quisimos hacer nada, y seguimos siendo asquerosamente insolidarios unos con otros.

    Me gusta

  35. La revolución digital, creo, avanza como la historia: retrocediendo. Para cada nuevo paso es necesario el anterior. Al punto que a veces es necesario retroceder hasta el punto de partida. Eso es lo que le pasa a los medios impresos: están buscando su punto de partida. Sin duda su modelo de negocios tiene que migrar, como también todos los que estamos vinculados a los medios (impresos y digitales). El futuro no está escrito (ni en tinta ni en pixel).

    Fuerza & Fe.

    Héctor Vera Azargado
    La Fábrica Imaginaria

    Ahora mismo, en el blog de Héctor Vera Azargado: Dictarán maestría en Facebook, MySpace y Twitter

    Me gusta

  36. E X C E L E N T E . . .

    ahora bien… necesito una cuerda para colgarme y no hacer mas este trabajo que me apasiona y que me mata lentamente todos los dias…

    Me gusta

  37. Scriptor.org El Roto: publicidad, propaganda, información

    La información ya no es lo que se intentó hacer creer: asunto netamente relacionado con la búsqueda de la verdad, con el prever según el bien común…

    Qué difícil distinguir entre saber e ideología, entre hablar de la realidad en modo de ficción o en modo periodístico, entre bien propio y común, entre la propia conciencia y la línea editorial del que paga.

    Qué difícil dar como verdadero lo que se tiene por verdadero. Lo cierto como cierto. Lo que se opina como opinión. Los deseos y preferencias (de cualquier tipo) como tales… -> Imagen La caída de la publicidad… [viñeta]

    Me gusta

  38. Una visión muy realista y acertada.

    Un tema ¿Realmente el nuevo periodismo se inicia con un cambio de actitud de los propietarios y editores jefes?

    Lo que sigue es una reflexión.

    En parte la función de los medios tradicionales ha venido siendo la legitimación de mensajes a gran escala, la propagación de mensajes determinados corporaciones como si fuera la única “información cierta”, bien sea por mediación de la repetición masiva, bien por estrategias 2.0 en canales de impacto. Elija el sistema de persuasión que prefiera; Lo decimos nosotros y no hay más enfoque y lo decimos muchas veces, incluso podemos oir tus opiniones en la web 2.0. NO creo que el periodismo redentor exista a gran escala. Prisa y el grupo El Mundo crean la versión legitimada de la experiencia que sufrimos los normales y luego nos la creemos..

    Lo demás sería difusión residual para algunos y desinformación subversiva para otros . Esto no es nuevo aunque podría aporta luz al tema que plantea Almedida. El periodismo es en parte inseparable de una audiencia importante en cantidad , inseparable de una masa crítica alta que valida el medio y da pasta.. La tarta de la publicidad es un buen indicador del nivel de concentración. Evidentemente ahora el tema está complicado.

    Muchos pequeños medios suman una cantidad de lectores importantes pero muy dispersos, sean en blogs o en prensa original y fresca. En síntesis: Internet relevará – es una hipótesis – a la prensa tradicional en el caso de que logre concentrarse en pocos medios editoriales. No me gusta la idea pero esto podría suceder así. Es un análisis desagradable; lo confieso.

    No creo que el problema ataña exclusivamente al debate entre soportes tradicionales y electrónicos. Pienso que la variable crítica es la Concentración vs la Dispersión de la audiencia. Internet diversifica, los medios como empresas requieren concentración.

    Usted puede estar pensado ahora :”van a a matar internet como discurso pluralista y alternativo”. No lo dude, tarde o temprano alguien pondrá “vallas al monte” y entonces será importante, como ahora creará felices amantes de la servidumbre, nuevos clones. Se puede incluso conjeturar respexcto del motivo para poner las vallas:: seguridad nacional, ciberterrorismo, defensa de las buenas costumbres y miles de argumentos para levantar la sospecha sobre una buena parte del discurso independiente.

    Por fin tendremos pluriempleo periodístico.

    Francisco

    entonces tebdrremnos pluriempleo periodístico

    Ahora mismo, en el blog de Francisco: Hacker ataca TIME: Vulnerabilidad en la RED

    Me gusta

  39. Aunque comparto la crítica al modelo empresarial de los medios, soy un poco más indulgente sobre sus posibilidades de prever lo que se avecinaba. No estaba ahí para verlo, pero igual los más veteranos nos iluminan: francamente, creo que los historiadores del futuro valorarán estos años como una revolución que cambió los modos y maneras de afrontar tanto el periodismo como otros ámbitos. Para muchas empresas, a toro pasado, será como agitar un cóctel.
    Un saludo y enhorabuena por el análisis.
    .-= Ahora mismo, en el blog de agundez: De castas y colores en la India urbana =-.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.