cortejo5

Y no lo es porque ella, al menos en esta ocasión, no parecía tener el menor interés en el sexo. Así que cada vez que el macho se ponía pesado, la pretendida ponía alas de por medio y se mudaba a alguna otra rama a varios metros de distancia. Esto no desanimaba a nuestro galán, que salía lanzado como una flecha tras ella. Y vuelta a empezar.

cortejo6

Llegados a este punto, creo que conviene proceder a las presentaciones. Ésta es ‘ella’, la mosca asesina hembra, de unos 6-7cm de largo, relajada, despreocupada y, como veremos después, con todos los sentidos puestos en buscarse un buen desayuno.

cortejo7

Y aquí, el otro protagonista. ‘Él’, el macho del cuento, de unos 4-5cm de longitud, que como pueden percibir en su atenta mirada, sólo está obsesionado por una cosa: la ancestral e indispensable tarea de la reproducción.

cortejo8

Así que vuelta a empezar.

cortejo9

Un baile por aquí,…

cortejo10

una danza por allá…

cortejo11

Atacando ahora por el flanco derecho,…

cortejo12

con piruetas, en picado…

cortejo13

el ‘breikindance’, el crusaíto’, el ‘maiquelyason’, el ‘robocop’ …