Que la industria discográfica (de la cultura, con perdón, en general) se invente unas cuantas mentiras para confundir a sus clientes y hacerles creer que la descarga libre de música (o de cualquier otro productor cultural) de la Red es delito, es muy feo, pero se entiende en la coyuntura de la desesperación. Que las sociedades de gestión de derechos se sumen a la fiesta tampoco es de extrañar, siendo intermediarios como son del porcentaje, el apartheid intelectual y la mentira. Que algunos artistas interesados o despistados se lo crean, ya comienza a ser precocupante. Pero que medios de comunicación y políticos se presten al juego es, sencillamente, repugnante.

La última moda de la serie Engáñalos como puedas, culebrón mediático que se emite a diario en cadenas como Telecinco o Antena 3, es el lema “Un kilo de CD es cinco veces más rentable que un kilo de hachís”. Toma ya. Lema repetido hasta la saciedad como si del ¿Qué pasa, neng? se tratase. Cacareado por unos y por otros, y por, sí, hay que frotarse los tímpanos, el propio Antonio Alonso, a la sazón ministro de Interior.

Claro, que ni el lemita ni el cálculo ni las intenciones ni el trasfondo se sostienen, ni matemática ni moral ni legalmente:

“El mito del kilo de hachís -como lo llama David Bravo-, se desmonta con facilidad y una báscula. En un kilo de entran aproximadamente 63 compactos. Al precio del top manta, a tres euros el CD, salen 189 euros de ingresos, que no de beneficios. Un kilo de hachís, mientras tanto, ronda en el mercado negro los 1.500 euros. Llegados a este punto, habrá que suponer que José Antonio Alonso, que para eso es ministro, sabe unas matemáticas que se nos escapan al resto”.

Ya está bien. ¿No resulta lamentable ver a un ministro tan desinformado y defendiendo los intereses de un sector privado frente a la legalidad vigente?

Fuente: Escolar
Documentación: Copia este libro (David Bravo)

Actualización (29 oct-12.26): Impresionante trabajo de documentación de Nacho sobre el origen del lema de moda.

Share