Impresionante y atinada la respuesta que ha dado la mayor discográfica canadiense a una denuncia presentada por la Recording Industry Association of America (RIAA), el mayor azote junto con la MPAA de las descargas libres en la Red, contra una familia por la descarga de canciones a través de redes P2P. La Nettwerk Music Group, que es el mayor emporio de estudios de grabación, edición y management de Canadá, se ha rebelado contra lo que considera un atentado contra los derechos del usuario y contra sus propios artistas, y ha decidido demandar a la RIAA y defender en los tribunales a los Gruebel, la familia denunciada.

El enfado de la compañía proviene no sólo de lo que considera una acción desmesurada y abusiva por parte de la RIAA, sino porque la demanda contra los Gruebel incluye descargas de Avril Lavigne, ¡una de sus propias artistas!

Los argumentos de Nettwerk constituyen toda una joya en el actual debate sobre los derechos de autor, y deberían servir para que todo el sector reflexionase sobre el tema. Esto es lo que ha dicho Terry McBride, su presidente:

“Las acciones que la RIAA está llevando a cabo no respetan los intereses de mis artistas. Las demandas no protegen al artista, las demandas son una fuerza disuasoria contra la creatividad y la pasión, y esto le hace daño el negocio que me gusta. La RIAA aplica mal la Ley, las demandas deberían ser un escudo, y no una espada”.

Delicious.

Vía: The Register

Actualización (27 ene-18.05 h): En principio, la acción de Nettwerk se limita a defender a los Gruebel, y no demanda a la RIAA, tal y como anoté por equivocación confundido por un titular en Digg. Con todo, el paso de Nettwerk, y en especial sus argumentos, me parecen igual de importantes.

La noticia rueda también por Boing Boing, Market Wire, Barrapunto y Menéame.

Share