Seguro que ya, de entrada, como a mí, el titular te parece un contrasentido: ¿asociaciones por la libertad piden el cierre de algo? Pues, sí. Lo acabo de leer en Barrapunto y aún no salgo de mi asombro:

“Hay asociaciones que piden el cierre o por lo menos el cambio de política de Gmail en cosas tales como los correos que eliminamos de nuestro buzón. ¿Serán los primeros rebeldes contra el plan de dominar el mundo (por lo menos el digital) por parte de Google? La petición está firmada por 21 asociaciones por las libertades civiles”.

Las asociaciones que han emprendido tan noble causa se definen como defensoras de la privacidad y de las libertades civiles y ya van por 31 adscripciones. Sus quejas se basan en tres puntos:

1.- Alarma por la pretensión de Google de escanear el contenido de los correos para insertar publicidad adecuada a los mismos.

2.- Oscurantismo sobre el uso de los datos personales registrados por Gmail de forma interna y de cara a terceros.

3.- El sistema de Gmail supone un grave precedente y reduce la privacidad en el sector del correo electrónico.

De esos tres puntos, considero que sólo el primero tiene algún sentido. A pesar de que Google ya ha manifestado que el escaneo de los correos será puramente mecánico, al estilo del escaneo que realizan sus motores de búsqueda en la Red, la intromisión en el correo privado es un asunto peliagudo que merece explicaciones detalladas y vigilancia extremas.

Pero los otros dos me parecen simplemente falaces: Por un lado, Gmail sí establece claramente en su Privacy Police las condiciones de uso de la información personal de sus usuarios:

“We do not sell, rent or otherwise share your personal information with any third parties except in the limited circumstances described in the Google Privacy Policy, such as when we believe we are required to do so by law”.

Es decir, que garantizan que la información personal no será compartida con terceros en ningún caso, salvo que lo dicte la Ley. Por tanto, eres libre de utilizar este servicio o no, habiendo como hay una nutrida oferta en la Red.

El punto 3.- es aún más cachondo, pues el “sistema” de Gmail es prácticamente el mismo que el de otros servicios similares como Yahoo, Hotmail, Terra, Wanadoo y compañía. Es más, ¿qué decir de nuestros proveedores de servicios, que retienen nuestros datos y pueden acceder a ellos cuando y como les venga en gana?

Entonces, ¿qué sentido tiene una campaña de estas características contra un servicio en concreto, y no contra el conjunto de servicios similares, o contra la retención de datos, por poner otro ejemplo?

¿Y por qué se exige la suspensión del servicio, y no simplemente la erradicación de los métodos criticados?:

“The World Privacy Forum and 30 other privacy and civil liberties organizations have written a letter [inserted below] calling upon Google to suspend its Gmail service until the privacy issues are adequately addressed”.

¿Es que los millones de usuarios de Gmail no tenemos nada que decir?

Y ahora entramos en el capítulo de contradicciones. Una de las asociaciones firmantes es la española Facua, cuyo ámbito se limita a Andalucía. Facua permite asociarse online, a través de un formulario en el que se te pide de todo (desde luego, mucho más de lo que se pide para abrir una cuenta en Gmail):

  • DATOS PERSONALES: Nombre, Primer apellido, Segundo apellido, Sexo, Fecha de nacimiento, Profesión, Documento de identidad, Tipo de documento, Teléfono, E-mail
  • DIRECCIÓN DEL SOCIO: Domicilio, Nº, Piso, Puerta, CP, Localidad, Provincia
  • DATOS BANCARIOS: Datos personales del titular de la cuenta bancaria (Rellenar únicamente si el titular de la cuenta no es el mismo que el Documento de identidad): Tipo de documento, Teléfono de contacto, E-mail

    Dirección del titular de la cuenta bancaria (Rellenar únicamente si el titular de la cuenta no es el mismo que el socio): Domicilio, Nº, Piso, Puerta, CP, Localidad, Provincia

    Datos de la cuenta bancaria: El titular de la cuenta bancaria, Entidad, Oficina, D.C., Nº de Cuenta, autoriza al: Banco/Caja de ahorros, Calle, Localidad, Provincia… para que en lo sucesivo pague, con cargo a la misma, los recibos librados por FACUA a nombre del socio cuyos datos figuran en la parte superior de este formulario.

que incluye esta cláusula al final:

“Tus datos quedarán archivados en un fichero informatizado propiedad de FACUA, destinado a la gestión de socios y el control de sus consultas y reclamaciones”.

¿Y no es eso, más o menos, lo que piden que no haga Google? Cierto es que la cláusula se completa con:

“Esta información no será, bajo ningún concepto, cedida a ninguna empresa o institución. Puedes modificar, rectificar o cancelar tus datos siempre que lo solicites. (Ley 15/99, de Protección de Datos de Carácter Personal)”.

Pero es que Google, como ya hemos visto, también hace lo propio en el Privacy Policy de Gmail:

“We do not sell, rent or otherwise share your personal information with any third parties except in the limited circumstances described in the Google Privacy Policy, such as when we believe we are required to do so by law”.

Entonces, queridos defensores de la “privacidad y la libertad”. ¿A qué estamos jugando?

Actualización (13 mar-16.o6 h): A través de un comentario en Menéame descubro que se me ha pasado por alto algo muy importante, y es que la nota está fechada en 2004 (glup). No obstante dejo el post intacto por dos motivos: primero, porque el contenido de la denuncia me sigue pareciendo igual de curioso; y segundo, porque aún no tengo constancia de que los denunciantes hayan cambiado de parecer.

Share