¿La verdad?

Con eso no contaban los juristas presentes en la sala, incluido, por lo que se ve, el propio juez:

– ¿Jura usted decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad?

– Sólo si los abogados lo hacen también.

Este chiste me recuerda a un suceso que se da por verídico en los juzgados de Gran Canaria. En este caso, era llamado a declarar un señor mayor de campo, curtido en mil y una batallas:

– ¿Jura usted decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad?

– Pregunte, a ver.

Vía: XavMP

Share