Bueno, bueno, bueno, cómo se está poniendo la cosa en YouTube. A este paso puyede acabar convirtiéndose en el paraíso de los fakes, superando en esta vertiente artística digital a clásicos como el correo electrónico o la propia Wikipedia. Y no sólo es vandalismo o bromilla, marketing viral o hoax todo lo que reluce: de ser cierta la acusación que pesa sobre Motorola, YouTube puede estar convirtiéndose incluso en plataforma de batalla entre compañías y marcas.

La cuestión es que alguien colgó la pasada semana una grabación en la que se podía ver a una sonriente señorita partiendo por la mitad un supuesto teléfono móvil Samsung Ultra, como si de un trozo de chocolate se tratara. Samsung ha reaccionado montando en cólera y exigiendo a YouTube la identidad del usuario que colgó el vídeo. Y aquí viene la sorpresa: Youtube asegura que fue Motorola o, al menos, el propietario del copyright de Motorola en dicho servicio audiovisual:

“The video has been removed at the request of the copyright owner Motorola, because its content was used without permission”

Motorola, por el momento, no ha dicho ni mu, pero Samsung ya anda estudiando posibles acciones.

El vídeo ha sido retirado de YouTube, lo que no nos permite comprobar la dimensión del fake, pero algunos usuarios coreanos (¿a sueldo de Samsung tal vez?) ya han reaccionado colgando en Google Vídeo (uno de los mayores competidores de YouTube) varios vídeos en los que se ‘demuestra’ la solidez del Ultra.

Cada vez resulta más cierto: la próxima guerra se librará en Internet.

Gracias, Juan Carlos.

Share