Importante: Una vez publicada la noticia en Slashdot y posteriormente en este blog, un amigo me avisa de que en los comentarios de Slashdot algunos usuarios informan de que BBspot (la fuente de la información) es una web de sátira y humor, por lo que todo esto parece no ser más que una invención. Como no soy partidario de borrar posts y tachar todo esto quedaría horrible, lo dejo tal cual con esta advertencia en la cabecera al estilo Menéame: ¡Cuidado, esta noticia es completamente falsa! Perdón a todos, pero yo fui el primero en picar.

Cine en casa

A la MPAA (asociación de la industria cinematográfica de EEUU) no le basta con que mantengas tu afición al cine pagando un precio abusivo por ver tu película preferida, con obtener beneficios multimillonarios temporada tras temporada, con que tengas que gastarte unas decenas de euros en un DVD cuyo precio real apena si supera el 10%, con prohibir que hagas copias del disco o compartirlo con familiares, amigos o vecinos, con perseguir y criminalizar a sus clientes por esa aberración que se llama intercambio de cultura, con espiar las redes P2P a través de métodos manifiestamente ilegales… Ahora también quieren vigilarte en tu propia casa incluyendo un dispositivo de seguimiento para controlar qué ves, cómo lo ves y cuánto ves en tu Home Theather Cinema (teatro casero conocido en España como ‘cine en casa’), vamos, en tu propio televisor.

Traduzo libremente desde el artículo de BBspot (y agárrate, porque la cosa es muy fuerte):

“La MPAA anda presionando en el Congreso para que se redacte un proyecto de la ley que impediría ver material ilegal en los equipos domésticos. La asociación entiende que todos los teatros deben estar controlados, sean éstos comerciales o estén instalados en tu propia casa.

El líder de la MPAA Dan Glickman dice que la regulación tiene que llegar antes de que las cosas se les vayan de las manos: “No actuamos a tiempo con el intercambio en la Red de material sujeto a copyright. Esta vez no caeremos en el mismo error. Tenemos derecho a saber qué es lo que se está mostrando en cualquier teatro”. El proyecto de ley requeriría que cualquier equipo fabricado en el futuro contenga un dispositivo que informe a la MPAA de qué se está viendo en casa y los detalles específicos de audiencia. Los datos serían procesados por varios sensores de movimiento y una tecnología biométrica.

La MPAA define un teatro casero como cualquier casa con una televisión de 29 pulgadas o más, con sonido estéreo y al menos dos sillas cómodas, canapés o futón [si es sólo una, ¿no?]. Cualquiera que quisiera instalar un ‘cine en casa’ tendría que pagar un precio de autorización de 50 dólares a la MPAA o enfrentarse a una multa de hasta 500.000 dólares por película visionada.

“El simple hecho de comprar un DVD no le da derecho a nadie a invitar a sus amigos a visionarlo. Esto es una violación de los derechos de autor y nos niega el rédito que sería generado por la venta del DVD a sus amigos”, sostiene Glickman. “Lo que queremos es que cada espectador tenga su propia copia del DVD, aunque entendemos que esto no sea siempre posible. El precio de autorización es justo”.

El proyecto de la ley también estipularía que cualquier usuario de teatro casero sea el responsable de informar directamenta a la MPAA y recibir la aprobación antes de cada inspección”.

Impresionante, ¿no? Anda, vuelve a leértelo otra vez porque no creo que encuentres un cúmulo de disparates tan concentrado en ninguna otra noticia.

Vía: Slashdot

Actualización (29 nov-13.08 h): Pululante publica un excelente artículo en el que compara algunos pasajes del texto cómico con propuestas reales de la industria y sociedades de autor. Es lo que hace que noticias como las que publica BBspot sean completamente verosímiles, aunque no ciertas al cien por cien. Y en derecho periodístico, lo verosímil es un claro eximente de responsabilidad.

Share