Aún no he acabado de asimilar esta noticia que acabo de leer en Boing Boing: la Corte Federal de Australia ha establecido que enlazar hacia material protegido con copyright es ilegal (sentencia en el caso contra mp3s4free). Sabía que en Australia los fundamentalistas de los derechos de autor campaban a sus anchas, pero nunca pensé que las cosas llegaran a este extremo, especialmente por los avances que en este terreno se están produciendo a escala internacional. Y lo cierto es que estamos ante un auténtico despropósito que amenaza seriamente a la existencia tal y como la conocemos de la propia Internet. Xeni Jardin lo deja meridianamente claro:

“Bloggers, MySpacers, and anyone else who links to copyrighted material without permission is fair game for legal action, a court in Australia has ruled. Not “hosts,” not “uploads,” not “downloads,” but “links to.” If that precedent were adopted worldwide, there would be no Google, no Wikipedia, no internet as we know it. Universal Music, Warner Music, Festival Records, EMI and BMG were among the companies who sued”.

“Bloggers, usuarios de MySpace y cualquier otra persona que enlace hacia material con copyright sin permiso se expone a una acción legal, según ha dictaminado una corte en Australia. Se prohíbe el alojamiento, las subidas, las descargar… y ahora los enlaces también. Si este precedente se impusiera en el resto de mundo, no habría Google ni Wikipedia ni Internet tal y como ahora la conocemos. Universal Music, Warner Music, Festival Records, EMI y BMG son las compañías que están detrás de esta nueva ley”.

Sencillamente ridículo. La representante de la Music Industry Piracy Investigations (MIPI), similar a la RIAA estadounidense, ha llegado a decir incluso que se considerará delictiva la presencia de cualquier vídeo tipo YouTube en un blog o página web, y que esta norma se aplicará tanto a los sitios ‘grandes’ como ‘pequeños’, incluidos los enlaces de texto en las noticias o los resultados de un buscador.

Definitivamente, en Australia ya pueden ir preparando el entierro de la gallina de los huevos de oro.

Share