Si la actitud e iniciativas de los socialistas en el Gobierno español contra la cultura libre y, en especial contra actividades en absoluto delictivas como son la copia privada y la descarga de archivos sin ánimo de lucro, dan miedo; la alternativa que propone el Partido Popular (PP) es para echarse a temblar. O, al menos, eso es lo que se deduce de la intervención de Beatriz Rodríguez-Salmones, portavoz de cultura del PP, que arremetió hoy contra el Ministerio de Cultura no por acosar y perseguir a la ciudadanía, sino por su “incapacidad” para acabar de una vez por todas con la “piratería”.

Y para apoyar su argumentación, a la tal Rodríguez Salmones no se le ocurre otra cosa que volver a tirar de la mentira, la demagogia y la tergiversación, en la más rancia tradición de defensa de los interesas particulares de la industria, achacando a las redes P2P el enorme batacazo taquillero del cine español en 2006:

“La portavoz de Cultura del Grupo Parlamentario Popular, Beatriz Rodríguez-Salmones, culpó hoy al Ministerio de Cultura de “fracasar” en su plan de lucha contra la piratería, ya que la práctica de esta actividad ilícita, sobre todo a través de Internet, está provocando, según dijo, “una caída de espectadores y recaudación del cine español alarmante”.


Porque, claro, en todo esto no tienen nada que ver ni los gustos de los espectadores, ni la proliferación de canales digitales que ofrecen cine a tutiplén ni la existencia de videoclubs (sí, ésos que también se quejan tanto) ni el fértil mercado del DVD ni la competencia de las producciones internacionales ni el precio de las entradas…

“Según los datos del ICAA, entre el 1 de enero y el 3 de diciembre de 2006, el número de espectadores del cine español se ha reducido en casi 6 millones, en comparación con el año 2005. La cuota del cine nacional ha bajado un dos por ciento, pasando del 16,68 en 2005 al 14,55 este año”.

Por supuesto, se cuida muy mucho de adjuntar un dato extraordinariamente relevante: que mientras el cine español ha caído un 2%, el de Hollywood ha experimentado un crecimiento… ¡nada menos que del 10%!, lo cual echa por tierra su simplona y repugnante teoría. Si la piratería produjera daños, lo haría en todo el cine, ¡y no sólo en el cine español! Si me apuran, diría que provocaría más daño en el de Hollywood, que es el que realmente más descargas mueve en las redes P2P. ¿No será, simplemente, que el cine español no responde a los gustos e intereses de los espectadores de este país?

Pero no quiero acabar sin reiterar una vez más cómo el ámbito político, en este caso el propio PP, no duda en mentir abiertamente e insultar y criminalizar a sus votantes con tal de conseguir el apoyo de los lobbies artísticos e industriales ante la cercanía de las elecciones:

“criticó que la titular de Cultura, Carmen Calvo, considere que la piratería en la Red sea una ‘nebulosa de la ilicitud’. ‘No se atreve a llamar ilícito a lo que es ilícito’, denunció, agregando que la piratería la ejercen mafias”.

Ilícito, mafias, nebulosa… Esta mujer está inhabilitada para ejercer cargo político alguno, no ya por reaccionaria o tergiversadora, sino por ignorante, demagoga e indocumentada.

La teoría del ácido bórico aplicada a la cultura. Quo vadis, Partido Popular?

Por cierto, ya puedes votar al ‘Oscar’ a la peor película española de 2006.

Share