Talking

Vía Weblog Tools Collection descubro este ‘decálogo de errores del mal blogger’ que acaba de publicar John Chow. Un listado que, a mi modo de ver, sintetiza perfectamente los ‘vicios’ más perjudiciales para quien pretende mantenerse a flote en la blogosfera y convertir su bitácora en lo que incialmente ideó: un espacio para la conversación susceptible de crear comunidad a su alrededor y de hacerse un hueco en el cada vez más amplio universo de la comunicación en la Red.

Como a mí me gusta más hablar en positivo, he decidido darle la vuelta al post y convertir los errores en su contrario, en claves para manejarse con éxito en la conversación y en la blogosfera. Son nueve puntos de sentido común y de muy fácil ejecución, y uno de propina en plan cachondo (siguiendo la estela del original).

Éstos son 10 de las claves más importantes para mantener un blog y no morir en el intento:

  1. Actualizar con regularidad.

    Es una verdad inmutable en la blogosfera: los usuarios exigen una determinada actualización en los sitios que visitan. Da igual la que sea, 10 veces al día o 1 vez a la semana. Lo importante es que el lector encuentre la novedad que busca en una frecuencia determinada. La sensación de abandono es el camino más recto hacia el abandono mismo del blog.

  2. No escribir sólo por dinero.

    Desengáñate: los blogs, hoy por hoy, no dan dinero y puede que tampoco den mucho en el futuro. La blogosfera es, fundamentalmente, un gran templo de la comunicación y son los parámetros comunicativos los que imperan y, en muchos casos, determinan qué blogs son más o menos populares, cuáles se quedan y cuáles no. La mayor parte de los bloggers más conocidos apenas superan los 100 o 200 euros de ‘ganancia’ con sus sistemas de publicidad, y otra buena parte siquiera los usan. Si abres un blog sólo para ganar dinero, es muy probable que acabes sin blog y sin dinero también.

  3. Editar (corregir) los posts antes de su publicación.

    No hay nada más penoso que un post lleno de erratas ni nada más irritante que un post que se está corrigiendo continuamente. Revisa tus artículos una, dos, tres… las veces que hagan falta y asegúrate de que cuando lo publicas esté perfecto, o la más cercano posible a la perfección.

  4. Personalización.

    Tú no eres ‘El País’ ni ‘El Mundo’, ni la Cope o la Ser, no eres una revista ni una emisora de radio ni un periódico. Eres una persona, y eso es lo que esperan los lectores de ti: que les hables como persona, que te expreses como una persona y que expongas tus propios puntos de vista. No intentes adoptar el tono y el estilo de los medios de comunicación ‘tradicionales’ porque gran parte de los usuarios que llegan a ti vienen huyendo precisamente de ellos o intentando complementarlos. Si lo que descubren es a un mal aprendiz de periodista, no tardarán en buscarse una fuente más honesta, más auténtica y más fiable.

  5. Huir del ‘copy & paste’.

    Un blogger que se limita exclusivamente o en gran parte a copiar y pegar noticias o posts de otros medios o blogs, no es un blogger: es un copista. Si, además, lo hace sin citar y enlazar a la fuente original, es además un miserable. Su ‘misión’ está condenada no sólo al fracaso, sino peor aún, al desprecio.

  6. Responder a los comentarios.

    Mantener un sistema de comentarios y no participar de la conversación es como organizar una fiesta y encerrarte en tu cuarto. Todo lector (vale, la mayoría) espera que su comentario sirva para iniciar una conversación con el autor o, cuanto menos, que su opinión sea tenida en cuenta. Si no estás dispuesto a conversar y a mantener viva tu comunidad de comentaristas, entonces mejor cierras los comentarios. Puede que a muchos no les guste, pero nadie podrá decir que no eres honrado.

  7. Ofrecer feeds con contenido completo.

    Muchos usuarios, cada vez más, prefieren seguirte a través de los agregadores-lectores de feeds, y eso no es malo. Todo lo contrario. Quien te agrega a su lector te tiene en gran estima y te ha escogido como una de sus fuentes principales entre millones de blogs. Restringirle el contenido con extractos y mensajitos como ‘leer más en mi bitácora’, lejos de lograr una mayor tráfico en tu web, hará que tus seguidores acaben realmente molestos y que probablemente decidan olvidarte para siempre. No te preocupes, no dejarán de visitarte siempre que el contenido y los recursos que ofrezcas en tu bitácora sigan despertando su interés.

  8. Comentar en otros blogs.

    Comentar y visitar. En un sistema conversacional como es la blogosfera, mantenerse aislado es siempre contraproducente y puede que hasta anormal. No sólo comentar, sino visitar, enlazar y realizar pingbacks y tracbacks hará que te sitúes en medio de la conversación casi sin darte cuenta. Con todo lo que eso reporta, por añadidura, en presencia, posicionamiento y tráfico para tu web.

  9. Escribir para la gente, y no para Google.

    Tu audiencia es tu mensaje. Escribir al dictado de palabras clave que te reporten visitas desde los motores de búsqueda puede que te dé muchas visitas en un plazo medio, pero serán visitas fantasma a las que aportarás bastante poco y que muy poco o nada te van a aportar. Tu nicho de usuarios fijos, ése que va a dar valor y consistencia a tu blog, no busca palabras clave ni estrategias SEO. Busca información, diversión, curiosidades, debate y diálogo. Es decir, son personas y no robots. Ten eso muy en cuenta a la hora de elaborar tu estrategia como editor.

  10. Leer Mangas Verdes.

    John Chow dice que un grave error sería no leer a John Chow. Yo lo vendo en positivo y personal, y digo que sería un gran acierto leer Mangas Verdes. Sé que nadie nos va a hacer caso a ninguno de los dos. Y será una gran decisión. Por lo general sólo escribo majaderías 😉

Así que lánzate y dinos en los comentarios qué otras claves consideras esenciales para que un blog jamás deje de ser eso… un blog.

Share