Definitivamente, Google le ha puesto las pilas a su servicio de lectura de feeds, Google Reader. Si hace apenas un par de semanas anunciaba a los cuatro vientos la visualización de vídeos, ahora da una nueva vuelta de tuerca ofreciendo la información del número de suscriptores de cada canal o feed agregado, de forma similar a como hasta ahora lo ha venido haciendo, por ejemplo, Bloglines.

Para visualizar el número de suscriptores de tus feeds deberás acceder a los logs de tu servidor y encontrar una sentencia similar a ésta:

“User-Agent: Feedfetcher-Google; (+http://www.google.com/feedfetcher.html; 4 subscribers; feed-id=1794595805790851116)”

o utilizar un servicio tipo FeedBurner, que te ofrece puntualmente esa información (a ver si Compareblogs se anima también a incorporarlo).

Aquí una captura de las estadísticas del feed de Mangas Verdes en FeedBurner donde se observan, enmarcados en rojo, los nuevos datos de Google Reader y su influencia en el cómputo global:

Google Feedfetcher en FeedBurner

La estrategia de Google Reader en el ‘mercado’ de la sindicación parece cada vez más clara: desbancar al líder equiparando en un primer momento sus prestaciones y, probablemente, ampliándolas y mejorándolas después. Y lo cierto es que lo tiene bastante fácil. Como ya hemos advertido en reiteradas ocasiones, Bloglines está estancado y sujeto a frecuentes problemas conlos servidores y las suscripciones. Los avances son escasos y, cuando los hay, resultan cuanto menos escasamente útiles o poco desarrollados.

Pero quizá el punto donde debería concentrarse la estrategia competidora de Google es en la solidez del servicio, auténtico talón de Aquiles de la competencia y de algunos otros servicios online del propio Google: es decir, que la herramienta esté siempre a disposición del usuario, sin caídas y disfunciones que aburren al más entusiasta. En este sentido, a GReader le queda también aún bastante camino por andar, pues son ya varias las veces que he intentado acceder al servicio y directamente se queda colgado.

En cualquier caso, y esto vale para todo aquel que puje por convertirse en referencia de la sindicación en la Red, no es momento de dormirse en los laureles. Parece que todos quieren una parte del pastel y hasta Adobe se ha decidido a dar el paso.

Share