Muy mal lo ha pasado José Manuel Tourné, director general de Federación para la Protección de la Propiedad Intelectual (FAP), en la entrevista online que ha mantenido con los internautas en elpais.com. El hombre estuvo contra las cuerdas en todo momento debido a las aguerridas y documentadas preguntas de los usuarios, lo que acabo provocando que éstas resultasen incluso más interesantes que aquéllas. Para muestra, un botón:

“21. Mario – 11:55
P. Pero si como usted mismo dice: “La repercusión del canon no implica presunción alguna sobre el uso a que se destina el soporte”, ¿Cual es entonces su legitimidad?. Yo pensaba que su intención era penalizar el uso ilegítimo del soporte, y para ello si que se estaría presumiendo el uso al que se destina. No lo entiendo. Y decir que la culpa de la aplicación del canon es del fabricante, ¿no le parece que es lo mismo que decir que la culpa de la piratería es de quien la ofrece y no del que piratea?

R. El canon no existe para penalizar nada. Es una cantidad que deben pagar los importadores y fabricantes para compensar algunas explotaciones que no pueden realizarse directamente por los autores”.


Aunque, eso sí, cuando ha pretendido dar algún argumento, ha quedado aún peor:

“16. martín – 11:43
P. ¿ si yo instalo un programa de esos como el emule, me bajo una película, la grabo en un cd ( no la comparto con nadie) y la veo en mi casa sin lucrarme, es un delito?

R. El hecho de verla, como dice el Tribunal Supremo, es lucrarse y por tanto, la grabación sin autorización, en perjuicio de tercero y con ánimo de lucro puede ser un delito (Siempre y cuando lo determine un Juez en cada caso particular)”.

Directamente… ¡Mentira!:

“El elemento del ánimo de lucro debe ser interpretado, no en el sentido amplio de obtención de cualquier tipo de ventaja, utilidad o beneficio, sino en el sentido estricto de “lucro comercial”.

Yo he preguntado si la FAP piensa actuar contra el plagio del PSOE canario al programa de Ciutadans, pero evidentemente no pasó el filtro.

Share