Mientras Steve Jobs continúa deshojando la margarita de si eliminar el DRM es bueno o malo y la industria intenta agotar los últimos recursos de su cada vez más caduco sistema de mercado, tres gallegos han decidido romper el círculo vicioso de las restricciones y han puesto en marcha videoclub.com.es, una tienda virtual desde la que se ofrece la posibilidad de descargar películas originales completas sin DRM y sin mayor condición que la de abonar el precio estipulado para las mismas, una iniciativa pionera en España y en todo el mundo en lo que a descargas de DVD completos se refiere:

“El videoclub online www.videoclub.com.es acaba de sacar una opción que permite al usuario elegir las películas que desee del catálogo y adquirir la DVD-ISO original, con todas las opciones de idioma, subtítulos, extras y, sobre todo, con la calidad del original y libre de codificaciones que limiten su reproducción, como hasta ahora pasaba con el DRM”.


Según se desprende de la nota de prensa que ha llegado a mi correo y de la visita a la web, el servicio centra su atención en facilitarle al usuario todas las herramientas para que, una vez adquirido el productor, pueda disfrutarlo en la plataforma que mejor le convenga y realizando las copias que estime oportunas para uso privado y, naturalmente, no lucrativo:

“El proceso de descarga es muy sencillo. El usuario elije la película que desea y, tras añadirla a su carrito de compra efectúa el pago a través de una pasarela bancaria segura. Tras esto, en su panel de control tiene acceso a los distintos fragmentos que componen el archivo original –que ha sido dividido para facilitar la descarga, ya que una DVD-ISO suele tener un tamaño no inferior a 4 Gb.-, de donde puede descargarlos a su equipo, junto al programa que los unirá creando la imagen del DVD original.

Con la tienda online www.videoclub.com.es/tienda, además, se presenta una herramienta que ahorra plazos de espera del producto y los costes de envío, ya que se realiza la descarga directamente al equipo. De esta forma, el usuario cuenta con dos opciones para visualizar su compra: verla directamente en su ordenador o grabarla en DVD y reproducirla en el aparato que prefiera”.

Justo lo que muchos venimos defendiendo desde hace tiempo y que, una y otra vez, es rechazado por la industria y las sociedades de gestión: cuando adquiero un producto, éste pasa a ser de mi propiedad y puedo hacer con él lo que me venga en gana, dentro de los parámetros que establece la Ley. Y como la Ley, al menos en España, permite la copia privada sin ánimo de lucro y, desde luego, no obliga a nadie a utilizar un reproductor determinado para disfrutar de la música o el vídeo, pues la cosa parece bastante clara. Todo legal y todo de lo más justo y sensato.

A ver si ahora sí Jobs y compañía se caen del guindo y se deciden a tomar buena nota. Al fin y al cabo, son ellos los que deben velar por su negocio, nosotros siempre encontraremos la manera de hacer valer nuestros derechos.

Share