Es una pena, porque si se hubiese limitado a explicar las iniciativas que trama la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores (CISAC) para acercarse un poco a la realidad, el discurso le habría quedado incluso bonito. Pero eso de comparar a sus clientes con terroristas me parece tan excesivo como comparar a los directores de cine o músicos tan poco sensibles con dictadores fascistas. En fin, que me quedo con este replanteamiento de posiciones e intento obviar, en la medida de lo posible, el ‘piropo’ del tal Alfonso Cuarón:

“El director de cine mexicano Alfonso Cuarón, nuevo vicepresidente del CISAC, dijo que “perseguir la piratería es tan inútil como perseguir el terrorismo” y se mostró partidario de llevar a cabo medidas “más pragmáticas” para evitar las descargas ‘ilegales’ como “reducir el precio final de las películas y los discos.
(…)
El director mexicano animó a los autores a ser “pragmáticos” e “intentar buscar el diálogo con las grandes empresas y las instituciones para encontrar la manera de combatir la ‘piratería’, con soluciones como por ejemplo ofrecer las películas y discos a un precio más barato”.

Fuente: elmundo.es

Share