Acabo de leer en Error500 que Nielsen Netratings, uno de los líderes de medición del tráfico web, cambia el sistema que utiliza para elaborar su ránking, pasando de las páginas vistas al tiempo de permanencia. Estoy completamente de acuerdo, tanto con Antonio como con Juan Luis en señalar que, si bien ceñirse a las páginas vistas a la hora de valorar unas estadísticas presenta numerosos problemas, picaresca incluida, tomar en consideración sólo el tiempo que un usuario permanece en el sitio tampoco es del todo relevante. No sólo porque lo que realmente interesa no es el período en que alguien permanece en una web, sino qué es lo que hace en ella, y si realmente resulta pertinente que permanezca más tiempo del necesario.

Pongamos como ejemplo Technorati (o cualquier otro motor), a donde uno acude principalmente a realizar búsquedas. Tú haces tu búsqueda y te vas, pero la web ha cumplido su función perfectamente. Además, es muy posible que si la herramienta funciona bien, acudas muchas veces, visites otras páginas en sucesivas visitas, la añadas a tus favoritos y acabes enlazándola en tu web. En el otro extremo, situemos cualquier web en la que para encontrar lo que buscas has de hacer click en 20 enlaces, lo cual incrementa el tiempo de permanencia. Como encuentras algo que quizá te pueda valer, aunque resulta bastante deficiente, la dejas abierta mientras buscas por otro lado a ver si encuentras algo mejor. Una vez cubierto tu objetivo, probablemente no vuelvas a esa web jamás y es más que probable que tampoco la enlaces. Según el nuevo sistema de medición de Nielsen, esta web X sería más relevante que Technorati.

Y es que resulta evidente a estas alturas del campeonato que ninguna estadística o ránking que aspire a ser riguroso puede basar su medición en un solo factor. Y sorprende que compañías tan poderosas como ésta de la que hablamos no haya caído en la cuenta, salvo que su decisión venga determinada por un intento de primar a sectores determinados o para optimizar la medición entre sus clientes, la mayoría de un espectro corporativo bastante concreto, ámbito en el que el sistema sí podría tener algún sentido. Y, sí, en este momento estoy pensando en los grandes emporios de la comunicación y en el reciente acuerdo alcanzado con la OJD para compartir estadísticas.

En esto, como en otras muchas cosas, la blogosfera va por muy por delante del sector ‘convencional’. No sólo en el plano de la transparencia, sino también en el técnico. Aunque también imperfectos, los únicos sistemas que me parecen relevantes para medir el tráfico o la importancia de una web son los ponderados, aquellos que toman en consideración no uno ni dos, sino el máximo posible de variables: usuarios únicos, páginas vistas, impresiones, enlaces, estándares, comentarios… cada cual según su importancia. Herramientas como el Top Alianzo o Top.blogs.es hacen uso de ese sistema, de forma diferente y con un uso diferenciado de las variables, pero sus resultados siempre serán más reales que los de aquellos otros que sólo toman en consideración un ángulo del poliedro.

Lo que me extraña, repito, es que no se apliquen esos sistemas ya en todo el ámbito de la Red.

Share