El ‘nuevo’ vídeo de Bin Laden, que fue difundido por la inmensa mayoría de los medios de comunicación el pasado fin de semana, se trata, en realidad, de una grabación de más de cinco años de antigüedad, según mantiene Paul Joseph Watson en Prison Planet. Watson ha llegado a esta conclusión tras analizar concienzudamente el vídeo y compararlo con cintas anteriores, así como otras evidencias (véase este artículo de mayo de 2002 en CBS News en el que ya se habla del vídeo). Según esta investigación, el vídeo fue grabado en octubre de 2001 y fue emitido sucesivamente en 2002 y 2003.

Una de las pruebas más evidentes se halla en un documento en PDF (página 15) del Intel Center en el que aparece una captura de un vídeo de Bin Laden idéntica a una de las secuencias del ‘nuevo’ vídeo y fechada el 18 de octubre de 2003 (imagen inferior). En ella se puede ver no sólo que el aspecto físico del terrorista es exactamente el mismo que hace cuatro años, sino que continúa utilizando la misma vestimenta y que el paraje donde se rodó es también exactamente el mismo. Impresionante.

Comparativa de vídeos de Bin Laden

Con estas premisas, Watson se pregunta quién está detrás del relanzamiento del vídeo y dirige todas sus sospechas hacia la propia Administración Bush, a la que acusa de intentar crear un clima de temor que le permita mantener su política en Irak. Sea como sea, el caso es que da la impresión de que a los medios han vuelto a pegársela otra vez.

Vía: J-Walk

Share