Me escribe Anita para contarme que Zeppelin Television, productora de Gran Hermano, la ha puesto contra las cuerdas al enviarle nada menos que uno de los tristemente clásicos ‘cese y desista’ instándola a retirar cualquier imagen de su propiedad en el blog:

“Nos ponemos en contacto con ustedes en relación a los contenidos sobre la novena edición de Gran Hermano, que están utilizando en la página web http://granhermanos.blogspot.com
En nombre de Zeppelin Televisión -productora del programa Gran Hermano- les requiero para que de forma inmedita cesen en el uso ilícito de tales contenidos, dado que no cuentan con la autorización necesaria para ello.

En caso de no proceder a su retirada en el plazo improrrogable de 24 horas, nos veremos obligados a ejercitar contra ustedes las acciones legales que estimemos pertinentes”.


Anita gestiona desde el pasado mes de junio Gran Hermano 9, una bitácora dedicada en cuerpo y alma al popular ‘reality show’, con un seguimiento exhaustivo de todo lo que ocurre en torno al programa, desde el mismísimo casting hasta la actualidad.

Dejando de lado los gustos de cada cual, y mi profundo desapego hacia este tipo de programas, lo que sorprende de entrada es que Zeppelin se fije en ese humilde blog cuando hay miles (¿millones?) de sitios en la Red que reproducen vídeos, fotografías y logotipo del concurso. Igual lo que le molesta es que se encuentre tan bien posicionado en Google (justo debajo de la web oficial) o los dos o tres mínimos espacios publicitarios que hay en la bitácora.

No soy jurista y tampoco sé hasta qué punto se puede obligar a un sitio a retirar material protegido con copyright si éste no se presenta íntegro. El famoso derecho de cita o reproducción (las imágenes y el logotipo de GH aparecen miles de veces todos los días en prácticamente todas las cadenas, periódicos, revistas, páginas web…) sin que nadie haya puesto el grito en el cielo.

En cualquier caso, no le veo ningún sentido a perseguir y coaccionar a la gente que realmente sustenta estos programas, fans que dan soporte y promueven de manera entusiasta el producto creando un tejido de promoción que, de pagarse, tendría un coste muy elevado. No voy a decir que estos sitios sean los artífices del éxito de GH, pero sí que son indispensables para mantener, potenciar y elevar la audiencia. Un aliado, no un enemigo. Y el de Anita no es el único caso.

Ellos sabrán lo que hacen, pero desde luego muy poca fe demuestran en sí mismos y muy poco aprecio hacia sus seguidores con acciones que, en realidad, muy poco o ningún beneficio les reporta. Más bien todo lo contrario. Pero lo dicho, ellos sabrán.

Share