Flipado me he quedado con una noticia que bien podría servir como guión para una novela ‘de la más rabiosa actualidad’: Una pareja bosnia se divorcia tras descubrir que se habían enamorado en la Red, a través del chat. Vamos, que quedan para conocerse, en una de esas clásicas citas a ciegas y se encuentran el uno al otro. ¿Y tú qué haces aquí? Nada, a buscar unos apuntes. ¿Y esa rosa roja en la mano? ¿Esto? Pues… De coña.

Lo que no entiendo es por qué han optado por la separación. Vale que dicen que en la vida real se llevaban fatal y que la cosa virtual tufa a cuernos que no veas, pero al menos ha quedado demostrado que, sin más intermediarios que las teclas y los monitores, entre ambos hay auténtica afinidad. En fin, que la Red no para de darnos sorpresas.

¿Demasiado increíble para ser verdad? Es posible que sea una invención de la agencia. Pero, por si acaso, yo que tú me apresuraba a descubrir el avatar de tu compañero o compañera en Second Life.

Gracias, Vicente, por lo de los apuntes. Impagable 😀

Share