Al pan, pan y al canon…

¿Una situación surrealista? No tanto

Share