Ya lo sabíamos, pero emociona ver cómo los jueces cada vez lo tienen más claro:

“La Audiencia de Cantabria ha confirmado la sentencia de una juez de Santander que estableció que descargarse música de internet y compartirla con otros usuarios no es delito si no hay ánimo de obtener un beneficio comercial, pero avisa de que se trata de un ilícito civil que puede dar lugar a responsabilidades”.

“Además la magistrada Paz Aldecoa entendió que considerar delito de las descargas sin ánimo de lucro “implicaría la criminalización de comportamientos socialmente admitidos y, además, muy extendidos en los que el fin no es en ningún caso el enriquecimiento ilícito, sino el ya reseñado de obtener copias para uso privado”.

En España, al menos, por ahora. Pero hay que estar atentos.

Share