Web 2.0

Muchas compañías, instituciones, organizaciones… que pululan por la web, ofreciendo contenidos, programas o servicios de mayor o menor interés, y que lícitamente aspiran a convertirse en objeto de deseo de los bloggers, se desesperan porque no reciben un maldito enlace desde la blogosfera. Ignoran que, en la mayor parte de los casos, el error posiblemente no esté ni en el producto ni en la estrategia de márketing, sino en algo mucho más básico y consustancial a la web: el desconocimiento de cómo funcionan las cosas en la Red.

Cory Doctorow (Boing Boing) publica en InformationWeek un simpático artículo, ’17 Tips For Getting Bloggers To Write About You’, en el que ofrece 17 consejos (yo he contado 16) para lograr la atención de los bloggers y, consecuentemente, que te enlacen. Yo diría que los bloggers y cualquier otro webmaster, pues el problema se sufre también en foros, wikis y otras plataformas. Pero, bueno, él lo ha enfocado así, y así quedará en esta traducción libre y condensada que he realizado de su post. Seguro que muchos te sonarán extremadamente básicos y otros te extrañarán o resultarán sorprendentes, pero no veas la de disparates que puedes encontrar cuando te das una vuelta por la Red:

1. Ofrece un enlace. Si quieres que los bloggers te enlacen pon algo enlazable en tu web. Sea lo que sea lo que quieras promocionar, no lo lograrás si antes no lo colocas en tu web.

2. Ofrece un enlace permanente. No te dediques a poner y quitar de forma sucesiva en tu página principal lo último que quieras promover. El blogger quiere que el enlace que se dirige a un determinado contenido o producto sea válido para siempre, y no que lleve a cualquier otra cosa que a ti se te ocurra colocar en esa página la próxima semana.

3. Ofrece un enlace para cada cosa. No muestres 10 artículos en una sola página. Cada enlace del blogger a una url con un scroll de 3.000 píxeles y docenas de ítems le generará 200 correos de protesta.

4. Ofrece URL válidas. Déjate de inventos como URL que caducan y no son accesibles si alguien intena visitarla más tarde. Si un blogger no puede enviar la URL a un amigo o enlazarla desde su web, entonces todo es inútil. De la misma manera, evita las URL largas y complicadas: pueden romper el theme de un blog 😉

5. Ofrece URL que conduzcan a páginas. Olvídate de javascripts que generan popups reimensionados o cualquier otro invento por el estilo. Cualquier página que se abra en una página redimensionada, con sonido automático y otros factores que tratan de imponer un ambiente al usuario le generará una mala imagen al blogger que la enlace.

6. Los sitios en Flash apestan (sic). Diseñadores, arquitectos y artistas, atención: construir todo su sitio sobre un esquema en Flash sin enlaces internos, sin posibilidad de copiar texto o una miserable dirección de correo electrónico y sin oportunidad de dirigir a una página concreta traerá como consecuencia que la inmensa mayoría de los bloggers, salvo casos excepcionales, pasará de él. Estos sitios también son invisibles para los buscadores. Vale que te montes un pequeño visor de imágenes en Flash, pero si te pasas, todo tu trabajo será invisible para los motores de búsqueda y la blogosfera.

7. Los PDF apestan (sic). Un PDF no es una página web. La mitad de las veces no cargan en tu navegador y la labor de copiar texto o imágenes es agotadora. La web está hecha de html.

8. Los streams apestan (también sic). Ofrece descargas de tus vídeos y tu audio. No puedes saber si la conexión de alguien que quiere enviar tus archivos es lo suficientemente buena como para soportar tu stream. Y, por favor, no incrustes DRM. El DRM está hecho para que la gente no pueda gozar plenamente de lo que se ofrece. Si no se puede gozar, no se suele bloggear 😛

9. Ofrece URL para tus imágenes. Si muestras fotos, coloca su URL de forma discreta al final de las mismas. Así, cuando un blogger encuentre una imagen en algún sitio ruso de esos que nunca enlazan al contenido original, puede escribir la URL en la barra de dirección del navegador y dar con tu web. (Esto también sirve para vídeos y los ID3 de los mp3).

10. Poner condiciones para enlazar a tu web es ridículo. No hay vía legal para controlar quién decide enlazar qué en tu web, no más que la que podría haber para alguien que se dedica a dar la dirección de tu oficina a todo el mundo. El abogado que te recomienda poner condiciones para los enlaces es un idiota que debería devolverte los honorarios. Con esto tipo de majaderías, lo único que conseguirás es que los bloggers resoplen de fastidio y enlacen a la competencia.

11. No te preocupes por el consumo de ancho de banda. Hay mucho ruido en la Red acerca de peligros como el hotlinking (alguien usa las imágenes alojadas en tu servidor, en lugar de descargarlas y subirlas al suyo). Queridos webmasters: háganse con un terabyte en Amazon S3 y dejen de quejarse. En el Paleolítico, era un problema de dinero. Pero, ahora, si tu empresa de hosting te cobra demasiado por el ancho de banda que necesitas, entonces búscate otra. Las imágenes que apuntan a tu sitio generan tráfico, y son más eficaces que los anuncios de Google. (Lo mismo vale para los sitios que incluyen sitios externos en frames).

12. Ofrece imágenes de buena resolución. Es bueno que las imágenes sean lo suficientemente grandes como para que los bloggers jueguen a directores de arte y puedan reducir, ampliar o recortar lo que les interese.

12. Olvida los javascripts de copyright. Hay muchos sitios en los que se te aparece una advertencia de restricción de derechos cuando intentas descargarte una imagen pulsando el botón derecho del ratón. Perfecto. Hemos cogido la indirecta: usted no quiere que la gente use sus imágenes. Bien, pues nada. Que lo disfrute en soledad.

13. Modera tus avisos legales. Si el pie de todas las páginas de un sitio contienen un:

“© 2008 Compañía Paranoide S.A. Reservados todos los derechos. Ninguna parte de este sitio puede ser reproducida sin permiso y bla bla bla…”

los bloggers harán exactamente eso y postearán sobre cualquier otro sitio. No necesitas este lenguaje tan agresivo. Tu contenido está protegido desde el mismo momento en que lo publicas, si lo haces en un país firmante del Convenio de Berna (y España lo es). Su estricto abogado no hace otra cosa que espantar al blogger que quiere promover tu contenido.

13. Muestra a los bloggers cómo deseas ser reconocido. Si hay una foto o algún texto que esperas sea difundido por la Red, es bueno que ofrezcas un nombre y un enlace. Por ejemplo, “Foto por Max el Kodak, www.maxkodakphotos.com”

14. Las licencias Creative Commons (CC) despejan las dudas de los bloggers. Aproximadamente el 90% de lo que hacen los bloggers es potencialmente ilegal conforme a la ley de propiedad intelectual. Viven en el difícil y peligroso reino ” del uso adecuado” una doctrina legal que dice que usted puede contratar a un abogado para defenderse si es demandado por alguna infracción. El proyecto CC es un esfuerzo no lucrativo por crear una serie de licencias de derechos de autor estándar, universales, que te ayudan a decidir las condiciones bajo las cuales tu contenido puede ser copiado. Si quieres que la gente hable de tu contenido (y en la Red ‘hablar de tu contenido’ es básicamente lo mismo que ‘copiar tu contenido’) una licencia CC es lo suyo.

15. Contacta con los bloggers por el medio adecuado. Los bloggers ofrecen diferentes vías de contacto, que pueden ser una dirección de correo o un formulario, y cada una tiene una función determinada: realizar sugerencias, envío de notas de prensa, propuestas… Es importante que sepas elegir la vía adecuada, que normalmente es especificada en cada blog. En caso contrario, puede que el blogger no repare en tu envío.

16. La relación con los bloggers es un equilibrio delicado entre el control y la difusión: cuanto más control ejerzas sobre tu contenido, más lastre llevarás contigo a la hora de encontrar tu camino en la Red. La web está hecha de enlaces, de copias de bits de código y texto, de imágenes recortadas y adaptaciones de miniaturas: trabajar a favor de la web, y no contra ella es la ruta hacia el éxito.

Share