Yoani Sánchez

Andaba encantado leyendo la noticia de que Raúl Castro había dado luz verde para que los cubanos, aquellos que puedan permitírselo, accedieran al mercado de la informática, algo que interpreté desde el primer momento como un atisbo de libertad que, además, afecta directamente al medio en el que nos movemos, cuando de pronto dos titulares derrumbaron el castillo de naipes que había ido levantando en mi cabeza: ‘Cuba bloquea el acceso al blog cubano más leído‘.

La noticia viene un tanto más desarrollada en ABC, pero a fin de cuentas viene a decir lo mismo. Más ordenadores para mayor represión. La víctima es Yoani Sánchez, una treintañera que ha logrado situar su blog, Generación Y, entre los más visitados de la isla y del planeta. Nada menos que 1,2 millones de visitas el mes pasado.

Los motivos y la evolución de los acontecimientos los relata, con envidiable sentido del humor, la propia Yoani en su ‘recuperado’ blog:

“Confieso que me ha dado por portarme mal. Me rebelo ante las órdenes, busco limones que no aparecen, exijo disculpas que nunca llegan y, gran majadería la mía, pongo mis opiniones en un Blog -con foto y nombre incluidos-. Como ven, con estos treinta y dos años –tan impertinentes- ya me viene tocando un correctivo.

Así que los anónimos censores de nuestro famélico ciberespacio, han querido encerrarme en el cuarto, apagarme la luz y no dejar entrar a los amigos. Eso, convertido al lenguaje de la red, quiere decir bloquearme el sitio, filtrar mi página, en fin, “pinchar” el Blog para que mis compatriotas no puedan leerlo. Desde hace un par de días Generación Y es sólo un mensaje de error en la pantalla de muchas computadoras cubanas. Otro sitio bloqueado para los “monitoreados” internautas de la Isla.

Mis textos, los de los otros bloggers y periodistas digitales, han hecho que la presilla de los inquisidores haga su ridículo papel. Con estas ínfulas de adolescentes rebeldes, nos hemos ganado el manotazo, el severo guiño y el regaño. Sin embargo, la reprimenda es tan inútil que da pena y tan fácil de burlar que se trueca en incentivo”.

El blog presenta una alta calidad y no está exento del tono crítico que se exige a cualquier blogger o persona decente e inteligente, en general, en Cuba aún más, si cabe. Así que va directamente a mi agregador. Precisamente una de las últimas entradas está dedicada a la ‘apertura tecnológica’ del régimen, y muy en la línea de lo que expresé al principio:

“El eco de los tambores que anuncian la inminente venta de computadoras, reproductores de DVD y otros efectos electrodomésticos, ha llegado hasta mis oídos. Al igual que los últimos rumores, el “tan-tan” comienza en el extranjero pero en las tiendas de mi barrio nadie sabe nada del “aluvión tecnológico”. Tanto desespero por los cambios que no llegan, me ha hecho creer que sí, que el veto para comprar ordenadores se levanta, o mejor dicho, se desvanece ante su ineficacia”.

Por cierto, Generación Y corre sobre WordPress. Desde aquí toda mi simpatía, admiración y solidaridad.

Share