A Dios rogando y con el mazo dando. Pues. sí. Sony, uno de los mayores ‘azotes’ de la piratería internacional, promotora del DRM, defensora a ultranza de que la distribución de copias no autorizadas es un robo y demás parafernalia del género, ha sido pillada con las manos en la masa pirateando software en sus propias oficinas.

Al parecer las fuertes pérdidas que la piratería ha causado en sus arcas le impiden comprar programas originales de ofimática y por eso utilizan en sus departamentos nada menos que un 47% de copias no autorizadas de programas comerciales.

Esto podría demostrar muchas cosas, por ejemplo que aquellos que más se llenan la boca atacando la cultura libre o el copyleft, y los que claman por el canon, son los que a la postre menos aprecio muestran por la legalidad. Pero no, no vayamos tan lejos. Digamos simplemente que son unos hipócritas de tomo y lomo y unos cutres de cuidado. Porque en su caso, no se trata de un planteamiento ideológico o intelectual ni un problema de dinero. Es sólo eso que llaman ‘morro’.

La paja en el ajeno, pero la viga en el propio.

Vía: Techdirt

Share